lunes, 30 de noviembre de 2015

Columna San Cadilla Reforma - 30 Noviembre 2015

Anuncios
Casi cerrado

Es cuestión de unos días para que el América anuncie la llegada de William da Silva, a quien le traían ganas desde hace tiempo y que vendrá a darle mayor solidez a la delantera, tras llegar a un acuerdo con el jugador, descontento en Gallos, y la dirigencia del Querétaro.

No van a hacer oficial la contratación hasta que finalice la participación del cuadro azulcrema tanto en la Liguilla como en el Mundial de Clubes, pues, fieles a su estilo, los directivos azulcremas no quieren que salga ni una palabra de sus bocas, aunque ya hasta el jugador esté buscando casa en el DF. Pero ojo, si escuchan de la MLS, del Santos o de otros posibles destinos, no hagan mucho caso, es sólo para encarecer al jugador.

Ahora habrá que voltear a Sudamérica, de donde llegará otro refuerzo para las Águilas, también en espera de que logren o no renovar a Rubens Sambueza.

Horas contadas

Juan Antonio Pizzi está muy contento en León, le gustan el lugar, la gente, la comida, el shopping y todo lo demás... pero a los que ya no les gusta tanto su forma de dirigir es a los dueños del club, que ya estudian a un par de candidatos para darle las gracias al timonel.

La afición no está contenta con los resultados de La Fiera, y después de lo ocurrido contra el América lo manifestaron, como lo han hecho en los últimos partidos, sobre todo en taquillas.

Además, el grupo se le terminó de salir del huacal a Pizzi, y no sólo es por el caso de William Yarbrough y Christian Martínez, sino por Luis Montes, "Gullit" Peña y compañía, que hacen lo que quieren sin que nadie les ponga freno.

Por cierto, aprovecho para avisarle a Gustavo Matosas que no se haga ilusiones de volver, porque en León se le cerró la puerta para siempre por sus desplantes.

No va a ser...

Bien dicen que "bizne" es "bizne", por eso no me extrañó que el comisario del Pumas-Veracruz, ayer en CU, se echara un largo esprint desde la zona de bancas hasta la portería del "Pikolín" para levantar el anuncio de un patrocinador de la Liga MX que el guardameta felino quitó y luego trató de volver a poner -no para perder tiempo, ¿cómo creen? Al llegar, el comisario quitó hasta al recogebalones que quería dejar tirado en el piso al anuncio, para de inmediato ponerlo como debía ser: paradito, pegado a las redes, no fuera a ser que le cobraran los segundos en que no hubiera exposición.

Bueno, el apuro fue tal que resultó curioso que ni cuando se armó el conato de bronca al lado de la portería de Pumas, entre jugadores de ambos equipos, el comisario llegó tan rápido. Vaya, casi casi no quería que se reanudara el juego sin que terminara de acomodar la publicidad.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios