sábado, 19 de diciembre de 2015

Alista desafío de su vida

Anuncios
Argentina, Buenos Aires, sábado 19 de diciembre del 2015

La imagen del 6 de diciembre, ovacionado en el estadio de Córdoba, clasificando a su Belgrano del alma para la Copa Sudamericana, ya es parte del pasado.

Hoy Lucas Zelarayán ya es Tigres, es México, es Monterrey. Elegido ayer por 103 periodistas de su provincia como el mejor del año, el enganche pasa sus horas en Buenos Aires preparándose para el desafío de su vida.

¿Por qué es el gran desafío? Porque es su primer pase al exterior y, no sólo eso, a los 23 años saldrá por primera vez de su querida Argentina.

Y mientras sus ex compañeros están de vacaciones como todo el futbol argentino, él descansa a medias, ya que se está entrenando todos los días en el gimnasio FisioSports, cuya cabeza es nada menos que Pablo Dolce, preparador físico de River que está por jugar la Final del Mundial de Clubes.

Corre en la banda, hace pesas y demás ejercicios de rutina para sumarse con una preparación básica a la pretemporada del 28 de diciembre.

Cordobés, amante del cuarteto, tiene como referente de la música a la Mona Giménez. Y del futbol, siempre admiró a Riquelme, quien lo puso hace poco entre los mejores del futbol argentino.

Hace tiempo que Miguel Garza tenía bajo su mirada a Zelarayán, fueron seis meses de seguimiento y luego llegó la decisión de pagar cerca de 5 millones de dólares por esta joyita del futbol argentino de 23 años. No es famoso en el país pero sí en su ciudad, Córdoba, donde vivía con su familia.

Con personalidad, siempre dice que gran parte de sus virtudes, el gambetear y encarar, lo aprendió en el potrero. Hoy, Lucas pasa sus últimas horas en Capital Federal antes de tomarse el vuelo hacia Monterrey para la revisión médica y la firma del contrato.

Eso es lo que está previsto, pero esto es futbol... "Tuca" lo tiene bien visto y confía mucho en él, por eso le dio el ok a su contratación y ya lo cuenta para lo que se viene, para buscar el bicampeonato.

Conoce mucho de Tigres, desde que se enteró de que seguramente era su destino, siguió toda la campaña por internet y hasta estuvo pendiente de la Final. Tan pendiente como motivado y entusiasmado, preparado para su aterrizaje en México, el primero de su vida.

Por: Mariano Dayán
Anuncios