domingo, 27 de diciembre de 2015

Columna San Cadilla Mural - 27 Diciembre 2015

Anuncios
La férrea esperanza

Dicen que la esperanza muere al último y hay quienes incluso, la llevan en el nombre.

Esta sección no sólo está dedicada al género masculino, razón por la que me acordé y me enfoqué en la portero de los Estados Unidos, Hope Solo.

Traducido al español, el nombre de Hope sería Esperanza, algo que a lo mejor por muchos años estuvo a punto de perder, pero con su coraje y entrega, la mantuvo y sin duda es uno de los íconos del futbol femenil en el plano internacional.

No cabe duda de que Hope alcanzó la gloria con la Selección de los Estados Unidos, pero vaya que le batalló y no sólo dentro de la cancha.

Quizá ahí fue dónde menos trabajo le costó, pues su carácter lo fue forjando en su niñez y con las duras pruebas que le puso la vida, ya que se crió en el seno de una familia complicada.

Llegar a casa todos los días no era nada fácil, pues tenía que encontrarse con Jeffrey John Solo, su padre, que era un delincuente, y su madre Judy, que aunque se lea y escuche feo era una alcohólica de tiempo completo.

Dicha vida no era nueva con Solo en la niñez, pues la pareja llevaba muchos años así, al grado de que la portero fue concebida en una cárcel de los Estados Unidos, dónde su progenitor pagaba una condena.

"Mi madre quedó embarazada de mí tras una visita conyugal a mi padre en la prisión Walla Walla de Everett, en el estado de Washington", confesó en su libro Hope Memories.

La dureza de su padre era por default, pues en sus años mozos fue soldado y acudió a la Guerra de Vietnam, mientras que el problema de alcohol de su madre les causaron tanto a ella como a su hermano mayor, Marcus, muchos días, tardes y noches de incertidumbre e inseguridad, pues eran golpeados constantemente. Esto sin contar que no tenían una economía boyante y que también le sufrieron en ese aspecto.

Tras salir de la cárcel, el padre de Solo no paró, pues en plena niñez de la ahora guardameta y cuando era parte de un grupo de Scouts, Jeffrey robó el dinero que junto a sus compañeras había ahorrado vendiendo galletas y otros productos de esta dinámica infantil, y esta acción le dolió más en el corazón, que por lo que significaba ese dinero para ella y sus amigas.

El tiempo pasó y las acciones de su padre no terminaban. A los 7 años fue raptada junto a su hermano, con el pretexto que irían de vacaciones y los apartó de su madre y varios días después fue detenido cuando se encontró a la familia Solo durmiendo en un banco de Seattle y eso mandó a Jeffrey de nuevo a las rejas.

Fueron 10 años en los que Solo no vio más a su padre, y ya como toda una señorita entrenaba en la secundaria. Para la universidad decidió que la portería sería su mejor aliada.

El padre, ya fuera de la cárcel, comenzó a asistir a sus partidos y en el 2007 cuando se alistaba para viajar a Nueva York para ver a su hija un infarto fulminante le quitó la vida.

Su recuerdo, a pesar de que muchos momentos fueron malos, le fueron importantes para sacar adelante a la Selección Femenil de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Beijing en el 2008 en la que se coronaron campeonas.

Ya como una estrella del futbol femenil, sus actuaciones y su belleza natural la pusieron en la mira y se hizo de un nutrido grupo de seguidores, aunque ella ya también tiene su historial.

Su talento como portero se ha visto acompañado por varios capítulos que la han marcado gracias a su fuerte carácter. Hope ya se ha dado sus enojadas con entrenadores y ex jugadoras de la Selección de Estados Unidos y lo ha hecho público en su perfil de Twitter.

También estuvo detenida en años pasados junto a su marido Jerramy Stevens por conducir en estado de ebriedad justo cuando estaba concentrada con su Selección, por lo que fue castigada.

Para el 2014 fue arrestada por golpear a un sobrino menor de edad, reportando que iba borracha y que ofendió a un policía, al que quiso agarrar a golpes.

Sin duda, su escándalo más grande fue cuando fue hackeada y se publicaron sus fotos totalmente desnuda, las cuáles le dieron la vuelta al mundo, aunque debo de aceptar que se veía bastante bien.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios