jueves, 3 de diciembre de 2015

Columna San Cadilla Reforma - 03 Diciembre 2015

Anuncios
Hidratación alternativa

Pues parece que a algunos jugadores de Pumas "ya se cansaron" del sabor de la bebida hidratante que les dan después de los entrenamientos, porque me comentan que al menos por un día quisieron recuperarse de otra forma y acudieron al carrito de los raspados.

Me dicen que apenas acabó uno de los entrenamientos del equipo, ahora en su preparación para enfrentar al América, el ya muy conocido "grupito del mate", ese que conforman los sudamericanos encabezados por Daniel Ludueña, salió de la cancha del Estadio Olímpico Universitario, y en lugar de dirigirse a los vestidores se fue hacia la zona del estacionamiento a buscar a un señor que vende raspados y que continuamente coloca su carrito por ahí.

Ahí iban Ludueña con Gerardo Alcoba, Matías Britos, Fidel Martínez e Ismael Sosa, todos en bolita mientras los elementos de relevo y algunos otros como Dante López, Silvio Torales y el mexicano Alejandro Castro todavía se quedaron en el tenis-balón.

Pero resulta que, al llegar al carrito de los raspados, el único que compró uno de rompope fue Sosa, y el resto pidió refresco de toronja con limón, que para hidratarse mejor y al menos darle un sabor diferente a la bebida, y que no fuera el de todos los días.

Eso sí, procuraron hacerlo de una manera muy discreta para que no se enteraran los caza-autógrafos que estaban en la puerta por donde salen regularmente los jugadores ya en sus autos, y que está justo a 20 pasos de donde se estaban saboreando su chesco de toronja los sudamericanos.

Eso sí, no se vio si además de limón le pusieron a su refresquito el mate que tanto les gusta.

Potros, ¿de vuelta?

Pues con todo y que el Atlan-te está en la Final del Ascenso MX y que podría ser campeón para tener la mitad del pase para su regreso a la Primera División, ha vuelto la posibilidad de que ya no tenga su sede en Cancún, a pesar de que existe un acuerdo para que se mantenga en el Estado de Quintana Roo hasta 2017.

Me comentan que a los Potros de Hierro les interesa mucho recuperar su identidad, en esencia su afición, que se ha ido perdiendo con tanta mudanza y saben sus directivos que en la Ciudad de México tienen un buen bastión de seguidores, por lo que no se ve con malos ojos el regreso, pero de momento no hay la posibilidad de encontrar un estadio o recuperar el Azul, que antes era Azulgrana.

También al club le agradaría la posibilidad de jugar como local en un estadio más grande, aunque eso no me cuadra, porque el Andrés Quintana Roo ni se llena cuando juegan.

El tema es que sí se ha meditado lo de mantenerse o no en Cancún, pero por el momento no se quiere que cualquier intención o posible nueva sede salga a la luz mientras no se resuelva lo deportivo, que es ganar la Final y tener ya medio boleto para ascender.

De conseguir su regreso a la Liga MX entonces sí, a chambear para recuperar la grandeza.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios