lunes, 7 de diciembre de 2015

Columna San Cadilla Reforma - 07 Diciembre 2015

Anuncios
¡No quiero ver!

Vaya que Guillermo Vázquez sufrió de más por el planteamiento medroso que hizo en la vuelta entre Pumas y América, pero nada comparado a una imagen que al parecer retumba todavía en su cabeza.

En el cierre del partido de ayer en CU, cuando las Águilas ganaban 3-1 y les faltaba un gol para pasar, Moisés Muñoz echó una carrera desde su portería al área felina para buscar rematar en un tiro de esquina. Al ver que el arquero azulcrema, Vázquez, quien estaba al filo del área técnica, dio media vuelta y se fue a meter a la banca, como para ya no ver.

No era para menos, pues la combinación del córner en los minutos finales, más Muñoz, más Alejandro Castro, ya fue fatídica para el estratega en la Final del Clausura 2013, cuando dirigía a Cruz Azul y "Moy" marcó el tanto que forzó el tiempo extra, gracias a un desvío previo de Castro. Eventualmente, el América fue campeón.

Para su fortuna, la historia no se repitió.

Contrariado

A Fidel Martínez le fue como en feria ayer ante el América, no sólo porque al medio tiempo lo sacaron tras no dar una, sino porque su propia afición se lo recriminó.

Al principio, los seguidores felinos le aplaudían y le vitoreaban las pocas veces que podía quedarse con el balón... pero el tiempo fue pasando y Fidel nomás se estrellaba con los rivales y perdía balones.

Total que al final le empezaron a exigir de mala manera que corriera más y que alcanzara el esférico.

Al jugador sí le pegó el comportamiento de la gente y cuentan que se fue del estadio cabizbajo.

Lo que se estará preguntando Fidel es por qué la afición auriazul tiene tan mala memoria, porque apenas la semana pasada un gol suyo sirvió para eliminar a Veracruz. Y lo entiendo.

¿Quién los quiere?

Algunas de las figuras del Veracruz podrían salir, pero no porque no sean buenos, sino porque son 'malos'.

A Daniel Villalva, Julio Furch y Juan Ángel Albín se les ha visto continuamente en plena fiesta, en algunos de los bares y antros del Puerto Jarocho. Por eso, el dueño del club, Fidel Kuri Grajales, declaró que su equipo había disminuido su nivel porque muchos de sus jugadores se la vivían en el relajo.

El asunto es que al parecer eso no mejoró la disciplina del trío, e incluso el "Keko" ha estado muy cerca de los trancazos, pero no ha pasado a mayores -ojalá que se vean en el espejo de los ex jugadores de Necaxa-.

Por ello, aunque estos futbolistas eran intransferibles, no les sorprenda si se van, tal y como el "Gullit" Peña y su pase a Chivas, porque, hasta donde sé, no se va de León solamente porque la oferta económica es muy atractiva.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios