lunes, 14 de diciembre de 2015

Columna San Cadilla Reforma - 14 Diciembre 2015

Anuncios
Que no pare la fiesta

Miren que en más de una ocasión le eché la culpa a la Fecha FIFA (y su famoso virus) de inicios de noviembre por la baja de juego que tuvo después Fidel Martínez en Pumas, pero me contaron este chismecito del ecuatoriano.

Resulta que tras jugar (y ganar) con su Selección, el "Alegría" regresó de tan buen humor que, diiicen, decidió adelantar el Maratón Guadalupe-Reyes y para ello pidió ayuda a un cuate que se llama Henry Martin y juega en Xolos.

Debido a que el jugador de Tijuana andaba de vacaciones por no avanzar a la Liguilla, no le costó nada trasladarse al Distrito Federal y acompañar a Martínez en los festejos, cuando había ocasión.

Si acaso estos intrigosos que me contaron esto tienen razón, pues cobra sentido el mal desempeño que ha tenido Fidel en la Liguilla, al grado de haber sido sustituido casi en todos los partidos al medio tiempo, aunque ayer desde el principio, por Daniel Ludueña.

Alguien debió pedirle a Fidel que aguantara un poquito más, pues le puso en la torre a su gran semestre por levantar la copa equivocada.

Canta bien las rancheras

Quien tiene razones de sobra para echarse unas rancheras es Fernando Guerrero.

Una vez retirado el famoso 'Chiquimarco' (Marco Antonio Rodríguez para quien ya olvidó su identidad secreta) y con Francisco Chacón y Roberto García Orozco fuera de la contienda arbitral por sus groseros errores, Guerrero fue el elegido por los dioses para pitar la vuelta de la Final del Apertura 2015.

Y pensar que hace unos años este silbante estuvo cerca del patíbulo.

Allá por marzo de 2012, el árbitro vivía una de sus etapas más oscuras, ya que, mientras sus trabajos dejaban mucho qué desear, en los pasillos del Centro de Capacitación, donde entrenan los silbantes, había más de uno que lo consideraba un barbero.

Si bien no le llevaba una manzanita a Aarón Padilla y a Rafael Mancilla, sí les cantaba las mañanitas a los jefes cada que cumplían años, aprovechando su gran voz, que, diiicen, hasta le podría dar para competir en uno de esos populares concursos televisivos.

Cuentan las malas lenguas que ni sus aptitudes para el canto le evitaron estar en la tablita y que pasara días de verdadera incertidumbre, pero supo resistir esas tormentas.

Recordarán aquel día de la polémica con Andrés Fassi, que le espetó un "te vas a morir cuando veas el video" y que muchos exagerados interpretaron como una amenaza de muerte, o bien cuando un aficionado invadió en mayo de este año el Estadio Corona sólo para patear al silbante.

No tengo dudas de que Guerrero, más allá de su desempeño, vivió una noche especial al pitar la Final y, ahora sí, con todas las de la ley, quizás para festejar se echó un palomazo.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios