miércoles, 30 de diciembre de 2015

Columna San Cadilla Reforma - 30 Diciembre 2015

Anuncios
Bañado en oro

No tiene la actitud de una estrella de Hollywood, pero sí luce como tal.

Estrafalario, caminando más como dando la sensación de ir bailando, y lleno de lujos hasta los dientes. Así llegó Joffre Guerrón a Cruz Azul, su nuevo equipo.

Ya se sabe que al ecuatoriano le gusta disfrutar del futbol, la música, el buen vestir y los carros de lujo, haciéndole honor a su apodo "Dinamita", parece que cayó en el equipo que se adecua a su estilo.

Ni cuando fue a hacer los exámenes médicos de rigor perdió Joffre el estilo, al contrario, hambriento, en ayunas y con pocas horas de descanso salió de la clínica donde le realizaron las pruebas, presumiendo parte de su joyería.

Dicen que la sonrisa es la carta de presentación de muchos de nosotros los "mortales" pero Guerrón lo llevó al siguiente nivel, pues sus dientes lucen más brillantes que la vitrina de trofeos de Cruz Azul, y es que el delantero utiliza algunas incrustaciones de brillantes para lucir todo el bling bling hasta en el "océano".

Nada más que alguien le ponga un protector bucal a "D8", no le vayan a tirar sus dientes carísimos de un balonazo allá en La Noria, con eso de que los delanteros de La Máquina tienen tan "buena" puntería.

Muy profesional

Para las veces que algunos miembros del ambiente del futbol han llegado a criticar o a señalar a Carlos Reinoso por sus mañas no tan éticas con los rivales, como eso de que "se descomponía" el aire acondicionado del vestidor visitante o que había micrófonos ocultos, en fin, debo aclarar que, si se trata de profesionalismo, el "Maeeetro" también está puesto y responde con tal de no perderle el hilo a su equipo, ya que final de cuentas es su responsabilidad.

Esto se los comento porque me enteré de que, con todo el dolor e incomodidad que pueda tener el chileno luego de su operación en la rodilla de hace unas pocas semanas, no ha dejado de poner atención a las prácticas del Veracruz en la pretemporada, e incluso no dejó al equipo tirado para el juego de preparación contra los Pumas en CU, con todo y que tuvo que trasladarse en silla de ruedas mientras no estuvo sentado en el avión que lo trasladó desde El Puerto.

La ventaja para el DT fue que le dieron la preferencia para ser el primero que bajó de la aeronave, el primero que recogió su equipaje y el primero que se dirigió al autobús del equipo, pero lo malo fue que, era tal su transformación, que prácticamente pasó inadvertido para los aficionados, pocos me dicen, que acudieron a recibir al equipo y que sí corrieron hacia los jugadores para pedirles autógrafos.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios