jueves, 24 de diciembre de 2015

Le apuntan al quinto bueno

Anuncios
México, Monterrey, jueves 24 de diciembre del 2015

Si el 2015 fue de internacionalización y protagonismo para los Tigres, el campeón de México y subcampeón de América va por más en el 2016. 

Los auriazules tendrán la participación en el 2016 de cuatro torneos con aspiración a un quinto, que sería el Mundial de Clubes de Japón. 

La participación de los Tigres en la Copa Libertadores 2015 al llegar hasta la Final y la llegada de André-Pierre Gignac los pusieron en los ojos del mundo y el objetivo es mantenerse.

La ambición de pelear por la Liga y la Libertadores hizo que los felinos se convirtieran en los EuroTigres, con la llegada de Gignac y los seleccionados Javier Aquino y Jurgen Damm. 

Con ellos y un equipo base con el estilo de Ricardo Ferretti bien consolidado, Tigres logró ser campeón de México y por eso no volverá a la próxima Copa Libertadores, pero disputará su segunda Concachampions al hilo. 

En el último semestre del 2015, los auriazules lograron el pase a Cuartos de Final de la edición 2015- 16, los cuales jugarán el 24 de febrero ante el Real Salt Lake en el Estadio Universitario en la ida y pagarán la visita el 2 de marzo. 

Si el equipo de Ferretti, ahora reforzado con el volante argentino Lucas Zelarayán, el delantero paraguayo Fernando Fernández y el regreso de Héctor Mancilla, cumple con su papel de favorito, jugará las Semifinales a mediados de marzo y principios de abril y la Final a finales de abril. 

Ése es el primer título al que aspiran los del "Tuca", luego vendría la Liguilla del Clausura 2016 en mayo, con la Final de vuelta el domingo 29 y el soñado bicampeonato.

El verano servirá como oxígeno puro para un equipo con doble competencia para tomar fuerza para el segundo semestre del 2016 con el Apertura y el inicio de la Concachampions 2016-17. 

Si Tigres logra el objetivo en la primera "Conca" del año, estará en su primer Mundial de Clubes, el cual se disputará, como siempre, a mediados del mes de diciembre. 

Así que si el 2015 fue el mejor año de la historia para los Tigres, el 2016 debería estar mejor para unos felinos incomparables que quieren ser insaciables.

Por: Juan Carlos Jiménez 
Anuncios