sábado, 12 de diciembre de 2015

No se ve por dónde

Anuncios
México, Monterrey, sábado 12 de diciembre del 2015

Los Tigres han cerrado su arco en la Liguilla y los Pumas necesitan cuatro goles para arrebatarles el título.

Si el 3-0 logrado en la ida le da confianza a los auriazules para la vuelta de la Final de mañana, su defensa incomparable incrementa la posibilidad de conseguir el cuarto título de su historia.

Desde que el técnico Ricardo Ferretti volvió a los Tigres, en el Apertura 2010, su equipo jamás ha recibido cuatro goles.

La esperanza de Pumas radicaría en todo caso en conseguir un 3-0 que mande el partido a tiempo extra, un marcador que el equipo de "Tuca" ha sufrido apenas en seis ocasiones en los últimos cinco años.

Los Tigres tratarán de espantar el fantasma de las últimas dos Finales que perdieron con 3-0 en contra en la vuelta, ante River Plate en la Libertadores 2015 y contra América en el Apertura 2014.

El presente de la defensa de la UANL es incomparable al haber recibido apenas un gol en los cinco partidos que lleva disputados en la Liguilla y fue en la ida de Cuartos de Final ante Jaguares.

Desde entonces han pasado 385 minutos sin que Nahuel Guzmán reciba gol. El aparato defensivo de los auriazules trasladó a las finales el gran momento que vivió en el torneo regular, en el que terminó como el menos goleado, con 16.

Y es que de los últimos 11 partidos que Tigres no ha perdido, Nahuel, Israel Jiménez, Hugo Ayala, Juninho, Jorge Torres Nilo, José Rivas han colgado el cero en 7 ocasiones.

De los cinco goles que lleva Pumas en la Liguilla, cuatro se los hizo al América cuando ya jugaba en inferioridad numérica en Semifinales y el otro, que le marcó a Veracruz en la vuelta de Cuartos de Final, no debió contar, porque Fidel Martínez estaba en fuera de lugar al anotarlo.

Y en la ida del jueves pasado, el equipo de Guillermo Vázquez apenas realizó un tiro a gol.

El objetivo de los Pumas será recobrar la memoria ofensiva que los llevó a golear en casa 3-0 a Rayados y Veracruz, y 5-0 al Atlas, en el torneo regular.

Las dos veces que un Tigres de Ferretti perdió 4-0 fueron en el Apertura 2002, ante Chivas y San Luis. Y su última caída por ese marcador fue en el Bicentenario 2010 ante Cruz Azul, con Daniel Guzmán en el timón.

No se ve por dónde los Pumas puedan remontar y evitar que Tigres sea campeón, a menos que suceda una catástrofe.

Por: Érick Rodríguez 
Anuncios