jueves, 14 de enero de 2016

Chovinistas

Anuncios
México, Monterrey, Jueves 14 de Enero del 2016

El futbol mexicano cree que tiene un problema grave, cuando en realidad sólo se confronta con la evolución.

El debate sobre la pérdida de oportunidades que supuestamente usurpan los futbolistas no nacidos en el territorio nacional tuvo la siguiente respuesta de dos naturalizados.

"No vengan a decir que nosotros somos los responsables, no es así", dijo Daniel Ludueña.

"Es una excusa del jugador mexicano, que no le dan oportunidad, porque sí hay", expresó Juninho.

Los chovinistas actores mexicanos, en su desmesurada defensa a lo nacional con desprecio de lo ajeno, siguen estructurando la problemática desde una premisa completamente equivocada, porque el incremento de futbolistas no nacidos en México, lejos de ser la causa, sólo es el efecto.

O dígame usted, ¿donde están las pruebas documentadas que garantizan el incremento de mejores futbolistas mexicanos si exterminamos de un madrazo a 20, 30 o 60 de estos supuestos intrusos? ¿O si te sacas los mocos, te curarás de la gripa?

Señores, el problema no se remedia violentando con decretos privativos al derecho al trabajo, el pico de la pirámide, cuando de 470 trabajos posibles, 160 no son de nacidos en México (34 por ciento).

Sólo como referencia, en Inglaterra, donde se dice que el 63 por ciento de extranjeros ha dañado el nivel de su selección, misma que no ha sido potencia ni antes de la oleada de importados en 1996, ni después, determinó hace un par de años que su estancamiento frente a la selección de España se fundamentaba en sus mil 300 adiestradores certificados UEFA contra los 15 mil que tiene el futbol español.

Evidentemente, la base de la pirámide formativa de prospectos a partir de los 8 años de edad no puede ser cubierta con eficacia si sólo cuentan los ingleses con mil 300 maestros titulados.

¿Usted sabe cuántos adiestradores formativos certificados en futbol tenemos en nuestro país? Cero, ninguno, es más, el carnet ni siquiera existe. Y considere que el número de menores de 24 años en España es menor a la mitad que el nuestro (30 millones).

No hay más, éste es el único detonante del problema, no hay otro. ¿O de qué sirve tener muchos niños y muchas pelotas de futbol, si no tenemos el método comprobado, junto a quienes tienen que aplicarlo para exponenciar a los prospectos más aptos al "alto rendimiento"?

Pero aún falta algo más grave por venir: ¿cómo tomarán nuestros chovinistas actores futboleros la acción de importar unos 100 adiestradores extranjeros certificados, si es que pretendemos acortar la brecha en el corto plazo, mientras empezamos a fabricar de cero nuestros mexicanísimos formadores?

En el inter, los no nacidos en México nos seguirán ganando la batalla en cancha propia. ¿No cree usted?

Lo escrito, escrito está.

Por: Mario Castillejos 
Anuncios