martes, 26 de enero de 2016

Columna San Cadilla Mural - 26 Enero 2016

Anuncios
Grandeza

¿Cómo quisieran los futbolistas ser recordados por su legado fuera de la cancha?

Me parece que algunos por ser personajes inalcanzables, otros por traer el mejor carro de todo el vestidor y unos más por salir con las mujeres más guapas. Pero quizá la grandeza -a ojos de los demás- se encuentra en otra partes mucho más simples.

Lo que les voy a contar ocurrió por allá en octubre pasado, después de que el Tri de Ricardo Ferretti venció 3-2 a Estados Unidos y se clasificó a la Copa Confederaciones.

La FMF dispuso que todos los "europeos" se regresaran en el mismo vuelo del DF a Madrid, y de ahí ya hicieran las diferentes conexiones a sus diferentes ciudades; eso sí, en primera clase de una conocida aerolínea mexicana.

No es fácil ser seleccionado nacional, es un hecho, porque aunque trataban de descansar, algunos pasajeros se les acercaban para pedirles autógrafos o fotos, y la mayoría de ellos se mostraban amables con las más variadas peticiones, aunque era evidente que deseaban pasar desapercibidos.

Ocurrió que al llegar al Aeropuerto Barajas de Madrid, casi todos los tricolores trataron de ser los primeros en abandonar el avión y dirigirse a los trámites migratorios, la mayoría para tomar su siguiente conexión.

Y les digo casi todos, porque Jesús Corona se percató de algo que los demás no observaron... o pretendieron no ver: una señora de edad, quien venía en el mismo vuelo, batallaba para poder subir una maleta por una larga escalera.

"El Tecatito" se detuvo, acomodó sus papeles en una bolsa, le sonrió a la dama tapatía y le preguntó: "Señora ¿Me permitiría usted ayudarle con su equipaje".

La mujer no identificaba muy bien de quién se trataba, pero aceptó con gusto el gesto; su esposo, quien venía más atrás rezagado con otras piezas de equipaje, de inmediato supo de quién se trataba.

¿Cuánto tiempo se rezagaría Chuy en ayudarla? No fueron más que algunos segundos, pero en esa familia tapatía todos serán por siempre admiradores de Corona por ese detalle con la abuela.

Cuéntenme a mí entre los fans del delantero mexicano; eso, para mí, es la grandeza ¡Grande, "Tecatito"!

A Corea

Pues aquella gran promesa del Atlas, quien respondía al nombre de Édgar Pacheco (yaaaaa llovió) se va a ir al extranjero... ¡Por fin cumplió su sueño de jugar fuera de México!

Ese talento de Talpita dejó al FC Juárez del Ascenso MX para enrolarse ni más ni menos que en el ¡balompié coreano! ¿Qué? ¡Sííí! Por allá lo quisieron, y el tapatío aprovechó una cláusula de su contrato que le daba facilidades para salir si era requerido fuera de México.

Fíjense nomás en lo que terminó, cuando se perfilaba para ser uno de los mejores jugadores de los Zorros, porque eso sí, talento en los botines lo tiene, aunque fuera de la cancha le faltó alguien que lo asesora y le llevara su carrera.

¿Se acuerdan cuando estando como referente del Atlas confesó que le gustaría estar en Chivas? Mientras no llegué allá diciendo que desearía jugar en Corea del Norte, porque capaz que se la cumplen y no volvemos a saber de él.

Notihachazos

Los que seguro andan cabizbajos son los aficionados de Tecos, pues ayer falleció a los 94 años don Manuel Vargas de la Torre, quien fue la voz oficial del Estadio 3 de Marzo durante muchos años.

Seguro será recordado por ese grito famoso de "¡Teeeeecos"!; desde acá un sentido abrazo a toda la familia y pronta resignación.

El que encendió ayer las redes sociales fue Egidio Arévalo, cuando subió orgulloso un tatuaje que se hizo en la pierna y que pretende ser la copa de campeón de Tigres, pero que parecía dibujado por una niña de kínder... diiiicen que se lo tatuó un atlista, que porque no conocen esos trofeos ¡se pasan!

El defensa de Chivas, Carlos Salcedo, ventiló ayer en su Twitter que comió con Rafael Márquez, con quien charló y le pidió consejos... un gran paso para enmendar el camino, tiene muuuucho qué aprenderle al capitán atlista.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios