martes, 5 de enero de 2016

Columna San Cadilla Norte - 05 Enero 2016

Anuncios
De adentro

Los tiempos difíciles no han terminado en mi Pandilla, la del Cerro de La Silla.

Ahora sí no puedo poner citas textuales ni decir cuál es el Judas ni nada que pueda dar con su paradero, pero es algo que a'i viene.

El peso de Duilio Davino cada vez va a ser mayor. Lo están llevando de la mano, lo están metiendo, le están dando cargos, línea y poco a poco cierta autoridad.

Eso mismo, pero a la inversa, están haciendo con Luis Miguel Salvador, actual presidente del Club de Futbol Monterrey.

No quiero ahondar en detalles porque en Femsa sabrían quién me contó, pero esto irá paulatinamente aumentando hasta que llegue a su conclusión.

Está de más decir que Luis-Mi es el hombre menos querido por la afición del Monterrey.

La raza rayada no lo quiere. No vamos a disfrazar nada y a decir cosas que no son. La afición lo aborrece y no lo quiere como directivo. Lo culpan del mal paso y de lo empinado que está su pasado reciente, su presente y no sé si también su futuro.

Esto no es nuevo. La afición lo culpa hasta de si no hay agua caliente en El Barrial, si en el Restaurante Azul no sirven a tiempo los caldos de camarón y hasta si Dorlan Pabon sigue siendo el jugador más déspota y creído del equipo.

Toda la culpa en el Monterrey la tiene Salvador, dicen todos desde que tomó la presidencia, y eso, aunque es una mentira, llegó a colmar en la institución.

Dicen que una mentira que se cuenta muchas veces llega a convertirse en verdad.

Me cuentan -y sí lo creo- que si hay un momento donde Luis Miguel no está firme en la institución, es éste. No quiere decir que se irá a mitad de torneo, pero yo no sé si dure ya más allá de este 2016.

Lo que sí sé es que el juicio de la inmensa mayoría (99.99 %) de que Salvador es el culpable mayor, es erróneo.

No lo defiendo ni me interesa. Incluso, les cuento que él llegó a vetar un año completito a CANCHA y a SanCadilla porque no le gustaba lo que investigábamos y ventilábamos de su equipo, y yo podría ahora decir que es el culpable, pero no.

Yo estoy para informarles lo que pasa adentro del equipo y -créanme- se equivocan en decir que con la partida de Luis Miguel (cuando llegue a darse) se solucionará la situación en el Monterrey.

Por mí pueden despedirlo, mantenerlo o que él renuncie, yo mi trabajo lo seguiré haciendo igual, pero -lo diré por última vez- se equivocan en el juicio hacia él, en darle la totalidad de la culpa.

Mi información de hoy es que, paulatinamente (aunque tampoco tan lento), su situación se irá concretando.

Si deben irse los culpables, se quedarían sin directivos, cuerpo técnico y 20 jugadores.

PD: Son injustos, no tengo problema en decírselos.

Pobre morro

A quien sí se lo está tragando el tiempo es a Alan Pulido.

Pobre chavo, neta. Fuera de broma, carrilla o lo que quieran, le está yendo cada vez peor.

Se fue a jugar con el Levadiakos, el peor equipo de Grecia, y descendió.

Luego al Olimpiacos, y ni ha jugado. Y peor aún, ayer lo bajaron a la Sub 19, porque en el primer equipo ya no tiene cabida.

Aquí despreció al Guadalajara y dijo que tenía ofertas de varios equipos que están compitiendo en la Champions. Pobre chavo, neta.

¿No le dará cargo de conciencia a Felipe Ayala por haber convertido a Alan en lo que es ahora?

Y pensar que había raza que decía que -tras irse- quien iba a perder era Tigres.

Información: Antes de abril le avisarán de su multa y castigo. Pronto ya llegará.

¿Más castigo que el haber jugado 3 partidos en 19 meses?

PD: Insisto, pobre morro... ¡Te la bañaste, Felipe!

Síganle, síganle...

Otro que se ha de estar lamentando cuando Tigres daba todo por él y se dio el lujo de despreciar al mejor equipo del 2015 es "Ponchito" González.

¿Se acuerdan de él? Si se los pregunto es porque ha jugado más minutos el mismo Alan Pulido en toda Europa que el morrito éste.

Me acuerdo que mi Judas Zorro me contó que en ese tiempo Tomás Boy influyó mucho en que no viniera. Le dijo a la directiva que no hiciera buena la transacción y al jugador lo asustó diciéndole que con Ricardo (pa' los cuates) no jugaría, que mejor se quedara allá y sería la estrella (¡Pfff, síguele haciendo caso!).

"El Pollo" Briseño no les hizo caso, él sí tuvo mejor visión y los resultados están a la vista, que ya sería mucho decirlos.

En un equipo lleno de grandes jugadores, Briseño ha jugado más que González en Atlas, en un equipo en el que cualquiera puede ser titular.

Si les cuento esto es porque hablé con el Judas Zorro recientemente para preguntarle por el "Poncho", y me dijo que él esperaba más de este jugador.

"Mental y futbolísticamente", así de directo me dijo.

"Ponchito" y Alan, dos que despreciaron estar con Tigres y que ahora están algo desaparecidos.

PD: De ahí lo importante de rodearse de gente correcta: Felipe y Tomás les aconsejaron irse y no venir... y ambos están en el limbo.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios