viernes, 1 de enero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 01 Enero 2016

Anuncios
¡Jamaicones!

Cuentan que a pesar de que los mexicanos están felices en Europa y sobre todo los cinco del Porto (Héctor Herrera, Miguel Layún, Jesús Corona, Raúl Gudiño y Omar Govea), no están de todo exentos del "Jamaiconazo".

Dicen que extrañan ciertas cosas de México, en particular el picante, y por ello, antes de ponerse sentimentales como José "Jamaicón" Villegas, han acudido a remedios más prácticos ahora que la modernidad lo permite.

Y ese remedio es Raúl Gudiño padre, quien cada vez que viaja a Europa lleva en el avión una maleta con 50 kilogramos de alimentos, mismos que reparte entre los jugadores del Porto y que incluye masa para hacer tortillas, salsa Valentina, chile casero de Tomatlán, machaca, carne seca, chilorio y, para su chamaco, incluso dulces como "Pelón Pelo Rico" y chamoy.

Por eso, cada vez que llega el mayor de los Gudiño a Portugal es una auténtica fiesta. Cuentan que Layún y el "Paisita", como le dicen a Herrera, no dudan en pedir que les preparen un buen chilorio, una birria o el aguachile de camarones, que para ellos es un auténtico manjar.

Al pie del cañón

Javier Güémez, baja con el América para el siguiente torneo al sufrir una fractura de tibia, se puso el uniforme de entrenamiento y saltó a la cancha con el resto de sus compañeros para la primera sesión tras las vacaciones invernales, el miércoles.

La única diferencia entre Javier y el resto eran las muletas que sostienen al contención azulcrema, por obvias razones, pero las ganas de volver no cambian y hasta hizo fintas de patear el balón.

La convivencia con el resto del plantel duró pocos minutos para Güémez, quien también se dio un tiempo para charlar con el presidente deportivo Ricardo Peláez, antes de retirarse.

Vuelve Zermeño

En donde están más que espantados con la bronca que se viene por el viejo estadio es en León, sobre todo los aficionados y las autoridades del Ayuntamiento, ya que en septiembre los tribunales le dieron la razón al folclórico y polémico ex directivo Roberto Zermeño, en su pleito por reclamar una propiedad del inmueble y que ahora administra el Grupo Pachuca.

La autoridad ordenó que se le restituya el estadio a los demandantes, Roberto Zermeño Reyes y el empresario celayense Héctor González, quienes en 2008 demandaron la propiedad como titulares del Fideicomiso que en 2005 había creado el propio Zermeño Vargas.

Sin equipo, al ex directivo de nada le sirve el estadio, por lo que dicen que lo que en realidad quiere es que le den 100 millones de pesos para dejarlos en paz. ¿Qué tal?

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios