lunes, 25 de enero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 25 Enero 2016

Anuncios
Para tierras malditas...

Pese a que en esa ciudad levantaron su último trofeo de Liga, el sábado me quedó claro que León simplemente no le sienta al Cruz Azul.

Y no lo digo sólo porque La Máquina perdió 3-2 en un partido de volteretas, en una cancha en la que no gana desde 1991, sino porque tooodos los celestes que hicieron el viaje a la ciudad del Bajío se quedaron con las manos vacías este fin de semana por un golecito.

La caída del conjunto cementero que dirige Tomás Boy fue sólo el cierre de un día para el olvido en la institución cementera.

Todo arrancó un poco más temprano con la derrota 1-0 en la Sub 17, para luego seguir con un 3-2 en la categoría de los 20 años 11 meses, hasta cerrar con el primer equipo, que se llevó también un doloroso descalabro, por el mismo marcador que la Sub20.

Por ello, bien les recomendaría a los celestes, que la próxima vez que visiten la tierra donde "la vida no vale nada", hagan una escala para visitar a la Virgen de San Juan de los Lagos, esa por la que muchos peregrinos fueron y vinieron desde León este fin de semana. Igual y les funciona.

Lo quieren para el Centenario

La situación se pone cada vez más complicada para Guillermo Ochoa, quien ya está entrando en la desesperación por la falta de minutos en la Liga Española, y no es para menos, porque no se ve para cuándo le puedan dar oportunidad de ir al arco del Málaga, donde Carlos Kameni es amo y señor.

En el tema familiar, Ochoa está mejor que nunca y eso es lo único que lo consuela y le da fortaleza para seguir haciendo alarde de paciencia. Pero por ahí me enteré de que le andan coqueteando para que se anime a volver a México, aunque sea por un año, para que pueda retomar su nivel.

Pero ojo, no se trata del Veracruz ni del Querétaro o de los Tigres, sino de un equipo al que le daría tremendo gusto volver a tenerlo en casa, porque si algo provocaría que Ochoa se dé el lujo de analizar la posibilidad de retornar a tierras mexicanas, es regresar al Nido de Coapa, donde lo siguen teniendo en alta estima.

Nada agradaría más que tenerlo en el arco en el festejo del Centenario del América, lo cual también sería un regalo para la afición que ve en él a uno de los grandes ídolos azulcrema.

Y creo que después de los osotes de Moisés Muñoz el sábado pasado, alguien le va a poner más ganas a las negociaciones con Memo.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios