viernes, 29 de enero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 29 Enero 2016

Anuncios
Con el santo de espaldas

Me voy enterando de que por muy devotos que puedan ser en el plantel de Jaguares, ya hay un descontento entre varios de sus jugadores por todo este embrollo que generó la próxima visita del Papa Francisco a Tuxtla Gutiérrez.

Resulta que el partido de la Jornada 3 contra Veracruz no lo pudieron jugar en el Estadio Víctor Manuel Reyna, que por las adecuaciones que necesita el lugar para la estadía del Sumo Pontífice, y tuvieron que irse a Puebla, pero ahí no para el asunto.

Durante la semana también surgió la tensión porque no pudieron usar el inmueble para algunos entrenamientos y les dieron el aviso de cambio de lugar casi al cuarto para la hora, lo que provocó líos en el desplazamiento de los futbolistas.

Y lo que es peor, todavía no les definen dónde será el partido de la Fecha 5 contra Tigres, el 6 de febrero, ya que todo indica que tendrían que pedir posada otra vez, y quién sabe en dónde, lo cual ya irritó especialmente a los extranjeros, con todo y que algunos son compatriotas del Papa.

Para colmo, oootra vez se están dando los atrasos en el pago de los salarios, lo que también ya puso inquietos a los jugadores, ya que ahora ni lana ni certeza sobre dónde van a jugar o hasta entrenar.

Habrá que esperar a ver si les cae alguna bendición al menos ahí de refilón a los de Chiapas, que ya empiezan a ponerse nerviosos por decisiones y circunstancias que están fuera de la cancha.

Lo tunden por sincero

Tremendo alboroto se armó en el Nido de Coapa por las declaraciones de Oribe Peralta, quien afirmó que a Santos lo lleva en el corazón porque es como si fuera su primer amor, y siempre hay alguien a quien se va a querer más.

Seguro que esas palabras le salieron del alma, fue sincero, pero la sinceridad puede salir muy cara en esta época.

El "Cepillo" se llevó tremenda llamada de atención de la directiva del América, al grado que subió un video a su cuenta de Facebook en el que intenta aclarar que se le malinterpretó, pero lo que hace es confirmar su desafortunada declaración.

Obviamente, las redes sociales se prendieron de inmediato, con reproches y todo tipo de insultos, ya que tampoco fue el mejor momento para hacer este tipo de confesión, tomando en cuenta que el las Águilas no han caminado como se esperaba.

Como ya van varios despistes que del "Hermoso" con declaraciones y manejos en su cuenta de Twitter, seguramente va a quedarse callado de aquí al final del torneo.

Ni modo, ojalá que hable en la cancha. Eso sí, esperen muchos besos al escudo del América cuando el "Cepillo" anote.


 Mail: san.cadilla@reforma.com 
Anuncios