lunes, 22 de febrero de 2016

Aparente calma en el redil

México, Guadalajara, lunes 22 de febrero del 2016

Madrugadores y en la intimidad fue como Matías Almeyda y sus Chivas cumplieron con el entrenamiento de este lunes, tras sumar una séptima fecha en la Liga sin saber lo que es ganar.

El "Pelado" y sus rojiblancos prepararon el partido que tendrán el miércoles por la noche en Culiacán en la quinta fecha de la Copa MX, cuando visiten a los Dorados de Sinaloa.

Hedgardo Marín, zaguero central de los rojiblancos, aclaró que la tensión que vive el equipo en el torneo regular, no es ajeno para los elementos que son más constantes en la competencia copera.

"No es que no nos pasa la crisis, estamos todos igual de preocupados y estamos unidos, somos un equipo unido, pero sí da confianza que en la Copa hemos ganado y queremos transmitir eso para que en la Liga ya se nos den los resultados", declaró Marín, quien no ha podido consolidarse en el Clausura 2016 a pesar de las ausencias por castigo.

Al finalizar la práctica Almeyda sostuvo una larga charla en privado con el canterano Marco Granados, delantero de 19 años que fue ascendido al primer equipo y que tras su debut frente al León en la Jornada 6, el sábado en Chiapas volvió a tener minutos al entrar de relevo por Omar Bravo.

Las Chivas volverán a tener otra práctica a puerta cerrada el martes, antes de volar a Sinaloa con los jugadores que enfrentarán a los sinaloenses.

Por: Ramón Estrada