lunes, 8 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Mural - 08 Febrero 2016

Anuncios
De lejos

Pues vaya que les pegó a los jugadores del Atlas haber sido masacrados en Puebla.

Digo, esa no es la novedad, pero ahora les puedo confirmar que ya se prendieron los focos rojos con algunos pateabalones.

Que si el delantero ya perdió otra vez el olfato, que si el canterano anda en las nubes, que si el defensa ya no marca, así de claras son las cosas dentro del plantel de Gustavo Costas.

Aquí el problema es que los Zorros no saben por qué se les cae el equipo tan feo y no hallan la manera para salir adelante, pese a que aún queda mucho torneo y deben levantar la cara a hue... fuerza.

Para muchos tiene que ver con falta de apoyo de la directiva, y no precisamente con pagos o premios, pues sienten que el presidentcomo que no les hace mucho caso.

No vayan a decir que yo les dije, pero por momentos se sienten no valorados y ¿cómo no?, si muchas veces el equipo es manejado a través de un teléfono celular. En serio, como lo leen, un equipo de ¡Primera División!

Gustavo Guzmán trata de venir de manera constante, pero realmente los Zorros necesitan que lo haga mucho mááás seguido.

El "Gordo"- así le dicen no crean que ando de llevado- tiene muchos pendientes y al Atlas a veces lo deja de lado. ¡Chin!

Este mismo sentimiento ya lo tiene la afición, pues creen que los aztecos o Grupo Salinas, como quieran llamarles, ya no le ponen las mismas ganas a su proyecto llamado Atlas, a pesar de los más de mil millones de pesos que, dicen, le han metido desde su llegada.

Éste ha sido un gran error, pues creen que pueden manejar al equipo como lo hacían con el Morelia, pero pues así como Heriberto Ramón Morales es el responsable de los refuerzos... y de los que se le caen, déjenme decirles que Guzmán tiene la última palabra, pues es el que palomea o tacha lo reportado y termina por autorizar la compra o lo que se va a hacer.

Ahora han tratado de mejorar la imagen trayendo a gente de casa como Alberto de la Torre, pero el jefe sigue siendo Guzmán, por lo que debería de venir más seguido.

¿A poco no le gustan las tortas ahogadas? ¿O será que quedó muy asustado con la famosa bruja?

Muy ilusionados

Los que andan muy ilusionados con el liderato son los Leones Negros, y no resulta nada extraño que a estas alturas hasta se hable de un posible regreso a la Primera División, diiigo, los entiendo porque eso de estar en la dimensión desconocida como que no está nada nice.

El paso perfecto que llevan los de Daniel Guzmán ha provocado que más de alguno recuerde las mieles que vivieron en su estancia por la máxima categoría. El pensar en otro ascenso no resulta descabellado porque el plantel melenudo ha demostrado que tiene una buena base y que fácilmente podría luchar para el añorado regreso, ah, pero eso sí, en caso de que lo hagan, ojalá que se pongan las pilas en la conformación del plantel.

Y tanta es la emoción que ronda en los pasillos universitarios que no descartan por completo que, en caso de que no se consiga el ascenso de manera deportiva, intentarían comprar una franquicia.

Hasta el momento, sólo es una posibilidad sobre la mesa, ya que todas sus veladores se las tienen prendidas al "Travieso", que por cierto ha realizado un buen trabajo con la escuadra universitaria.

No hay que olvidar que la UdeG a mediados del 2009 le compró la franquicia a Jorge Vergara, cuando tenía el nombre del Tapatío. El costo fue de 800 mil dólares.

Tiempo al tiempo, ahí la llevan los Leones Negros, que han encontrado en Pablo Olivera y Jorge Mora una dupla interesante en el ataque, a tal grado que han mandado a la banca al mismísimo Juan Anangonó. ¡Uy, qué difícil!

Abucheos

No es que yo quiera amarrar navajas, ni mucho menos, pero pues les voy a decir que a mi querido Carlos Peña los aficionados de las Chivas ya empezaron a exigirle, pues lo abuchearon el sábado pasado tras el empate que, es obvio, les supo a derrota.

Los seguidores del Rebaño ya pasaron la etapa de enamoramiento con el "Gullit", pues a las primeras de cambio ya le recriminaron el paso adverso del equipo, ya ven que llegó como llegó como flamante refuerzo, y es claro que quieren que les dé resultados sin ningún pretexto.

No es que yo me quiera poner a trabajar con la memoria, pero no sé por qué me acordé cuando el "Gullit" se achicó cuando le otorgaron un papel importante en la Selección Mexicana, cuando el técnico era Miguel Herrera, de hecho pasó de noche su participación en el Mundial de Brasil 2014, cuando en teoría el muchachón llegaba como uno de los mejores elementos del Tri.

Pero no sólo el panorama está medio nublado para el mediocampista, pues el discurso de Matías Almeyda cada vez tiene menos credibilidad, primero con la afición y también al interior del plantel, ya ven que en el futbol triunfos son amores, pues se han de imaginar cómo andan las aguas en el redil.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios