lunes, 22 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Mural - 22 Febrero 2016

De todo un poco

Ya sé que toda la semana he hablado del circo de las Chivas, pero aunque quiera dejar al Rebaño Sangrado por la paz, nomás no se ayudan.

Además de los banqueados ante los Jaguares, el cuerpo técnico, encabezado por Matías Almeyda, le ha ido perdiendo la fe a algunos otros elementos.

A quien ya no están pelando y que muy pronto estará entre los cepillados es Michel Vázquez, un centro delantero que posee grandes condiciones futbolísticas (o al menos eso aseguraban), pero que su mentalidad no le ayuda, tanto que no se ha consolidado y, si no se pone las pilas, se le va a ir el avión, el tren y el camión, si no es que ya se le fueron.

Para prueba están los últimos juegos, en los que no lo consideraron ni para la Copa. Una lástima, ya que regresó al club con el fin de que cubrir la salida de Aldo de Nigris.

Otro de los que anda en la luna es Carlos Salcido, a quien tampoco lo convocaron para el juego ante los Jaguares. Los argentinos tienen bien detectado que el de Ocotlán anda desmotivado y lo mejor que podría pasarle es su salida de las Chivas.

Es bien sabido que Salcido no hace grupos ni genera grilla, pero no aporta tampoco en lo absoluto, no le da consejos a nadie, como lo hacen otros de su nivel, y anda más cabizbajo que cuando te toca bailar calmadas con la hermana.

El rostro de Salcido en los entrenamientos es de pocos amigos, corre más a fuerzas que de ganas y no les resulte raro que en cualquier momento Almeyda simplemente ya no lo tome en cuenta.

Es experimentado, pero no quiere ser capitán y, por si fuera poco, el no haber sido renovado como quería lo dejó más amargado que solterona en una pachanga de parejas.

Poncio Pilatos

Y ya que andamos hablando de los rojiblancos, José Luis Higuera, CEO de Omnilife, ya dejó claro que la crisis deportiva por la que atraviesan las Chivas tiene que ver con el director deportivo, Jaime Ordiales.

Mediante su cuenta de Twitter, Higuera se ha lavado las manos y expuesto que Almeyda y Ordiales son los de la responsabilidad por los tristísimos 5 puntos que ha cosechado la escuadra del "Pelado".

Por cierto, no quisiera recordarle a Almeyda que cuando él llegó al banquillo a José Manuel de la Torre ni le pasaba por la mente que iba a recibir una patada en la parte posterior con menos hueso, así es que le aconsejo que se enfoque en ganar a como dé lugar contra el Tijuana.

Les funciona

¿Se acuerdan de que les había contado que en el Atlas traen la onda esa motivacional? Pues sea lo que sea, pero los Zorros de Gustavo "Cepillín" Costas han jugado mejor los dos últimos partidos y hasta golearon en la Copa MX.

Las dinámicas han sido productivas, desde una plática hasta los mensajes que les escribieron los aficionados y que pusieron en los pasillos del Estadio Jalisco de cara al partido contra el Pachuca.

Los jugadores se dieron tiempo de leer los recados de sus seguidores y sí le llegaron a varios.

La idea de que motiven a los Rojinegros de una y de otra manera no está mal, siempre y cuando no les toquen el bolsillo, porque ahí sí vaya que les duele y hasta se olvidan por un semestre más de la Liguilla.

Fue sin querer...

En la bronca que armó Tomás Boy por festejar de más el gol de empate contra el América hubo uno que otro que, además de llevarse los cortes de manga a diestra y siniestra, también se fue con otro tipo de cariñito.

En la bronca andaba Osvaldo Martínez tratando de calmar a todo mundo, pero sin éxito. El paraguayo, en su afán de que todos fueran amigos, se le acercó a Tomás, quien le manoteó la cara sin querer.

No pasó de que el americanista se llevara la mano a la cara y, antes de que se tirara al suelo y diera mil vueltas, el "Maza" Rodríguez le evitó el ridículo y lo calmó.

Ya en los túneles del Estadio Azteca, Boy se encontró con Martínez y se disculpó. Hubo algunos que no lo creían hasta pálidos se pusieron cuando vieron al DT de Cruz Azul enfilarse rumbo al 10 americanista, pero hasta se dieron un abrazo.

Mail: san.cadilla@mural.com