martes, 16 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Norte - 16 Febrero 2016

Anuncios
Chiva ensartada

Todos hablan que desde que Carlos "Gullit" Peña llegó a las Chivas ha tenido una baja de juego que le ha afectado a él y a las Chivas.

Nada más equivocado que eso, y no porque yo, su compa Sanca, lo crea, porque opine o algo parecido, sino porque sé su historia.

Cuando Carlito Peña fue vendido al Guadalajara, tanto aquí como en Twitter les puse que había sido, de parte del León hacia Chivas, como aquella película de Hollywood: "La Gran Estafa".

Bueno, creo que no, porque León no se los ofreció, sino que fue el Guadalajara el que fue a ensartarse toditiiito en esa compra.

Señores, Peña vivía en León, en su último año, ya de su pura fama que consiguió en sus primeros torneos tras el ascenso.

Entre su mentalidad no tan fuerte (porque no la tiene) y su vida privada (entiéndase alcohol y trasnochadas) fueron acabando con ése a quien le apodan "Gullit" por su cabellera y -ooobvio miiil- no por su futbol.

Desde que Carlos estaba con León, yo venía hablando con mi Judas Panzaverde y me contaba cada cosa de Peña. Ya me lo venía avisando.

"Pues qué te cuento de acá aparte de las parrandas de Carlos jajaja, pero bueno, déjalo chupar a gusto", lo tengo guardado ese WhatsApp del 27 de agosto del 2015, y así algunos más.

¿Pero qué sucedió entre el sábado 3, domingo 4 y lunes 5 de octubre del 2015 que catapultó a Carlos como un jugador con un futuro estancado y muuuy viable ya a la baja?

Síganle...

'Salud, Carlos'

El sábado 3 de octubre del año pasado el León vino a mi hermoso BBVA Bancomer.

El Rey de la Selva llegó como el Rey de la tabla general, con 24 de 33 puntos jugados. Rayados, en un abrir y cerrar de ojos le metió 4-0 aquella noche.

Pero como a Carlito Peña eso de ganar o perder no influye en su vida personal, decidió agarrar la jarra desde las 11 de la noche de ese sábado aquí en Monterrey.

El jugador se quedó en la Ciudad porque al día siguiente iban a la concentración del Tri de Ricardo Ferretti.

Señores, la pedita de Carlos jamás terminó. Eran pasadas las 2 de la tarde del domiiingo y en el Aeropuerto Internacional de Monterrey Peña iba en vivo, con un olor a alcohol como cuando pasas por una cantina de aquí de la Avenida Madero y Diego de Montemayor, una pinta de "amanecido" y una compañía con la que estuvo todo el tiempo.

Obvio, al día siguiente lo publiqué en San Cadilla, el lunes 5 de octubre. Puse que iba aún con efectos de alcohol y a ver qué pasaba.

(Es que, neta, sus ojitos estaban rojos rojos como tomate california y brillaban como cuando a Heidi se le salían algunas lagrimitas tras llamadas de atención de "El Abuelo").

"Sí, supe que hizo eso. La verdad es que se arriesgó mucho, lo pudieron haber cachado", me lo escribió mi Judas Panzaverde, quien ese domingo ya sabía lo que había hecho su entonces compañero.

Cuando llegó a la concentración en el entonces Distrito Federal, lo hizo bieeen quitado de la pena, de la mano con la despampanante morrita que llevaba desde acá, muuuy llamativa, presumiendo él su travesura y aún oliendo como a "Don Pedro" o "Bacardí Limón".

Esto, pues obvio era ya la concentración, llegó a oídos de Ricardo ("Tuca" para los que no son sus cuates), y rápido que le inventan una lesión creo que en la planta del pie o no sé dónde, y que lo regresan.

Así es, no es un "yo creo", es un "así es", que fue un invento lo de aquella lesión. León y Pachuca se prestaron al engaño y lo mandaron los primeros días de la semana a Tuzolandia para "rehabilitarse" de ese supuesto problema en su pie (¡patrañas!).

Síganle...

El Judas

"Aquí cuando vimos que lo habían dado de baja por una lesión, supimos que era mentira. Allá el 'Tuca' supo que agarró el pedo bien sabroso, que le valió y así se fue a la concentración. Eso te lo digo como un hecho, no es de oídas", palabras exactas del Panzaverde.

Se fue el domingo con alcohol (y una damisela), llegó a México con alcohol (y con la misma damisela) y todavía uno de sus compañeros me confirmó que andaba happy (y fiel a su damisela).

Por eso, cuando oigo a los comentaristas de la Capital (salvo a Héctor Huerta) decir que algo le pasa al "Gullit", que desde que llegó a Chivas no juega bien, que no se ha acoplado, pues hago la carita de sorpresa viendo que o no sabían su vida desde ya hace tiempo, o no quieren evidenciar a Chivas su oootro error en esa compra.

Jamás estoy diciendo que el problema del mal paso del Guadalajara sea sólo Peña, nunca. En ese equipo todos son problema, comenzando con su dueño Jorge Vergara, su DT y jugadores que algunos jugaran como si llevaran la vida del "Gullit". Al menos éste tiene un motivo para jugar mal.

¿Les sorprende que Carlos apenas lleve 6 partidos en Chivas, no haya rendido nadita y ya vaya a ir a la banca de los suplentes?

A mí no, pues conozco su pasado extra cancha.

¿Y el DT?

Insisto en que a nivel nacional defienden a Chivas y le tapan todo a Matías Almeyda, bueno, no todos...

"Veo un retroceso muy marcado con Almeyda; jugaban mejor con José Manuel de la Torre".

Roberto Gómez Junco.

Futbol Picante, ESPN.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios