martes, 23 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 23 Febrero 2016

Sólo al extranjero

Me parece que al América ya le cortaron las alas y las ansias de ir por uno de los mejores porteros de México para festejar por todo lo alto su Centenario. Resulta que en medio de la rumorología en la que se dice que buscaban un arquero para la temporada entrante, el dueño de los Diablos Rojos, Valentín Díez ya se adelantó para decirle a Alfredo Talavera que del Toluca sólo sale para el extranjero.

Por más dinero que pongan en la mesa América o quien sea para hacerse de sus servicios en el futbol nacional, pues nomás no va a dar su brazo a torcer, y lo único que puede hacer para apoyar al jugador es darle facilidades por si se le presenta alguna oferta de fuera.

Ni modo por "Tala", que parece que sí tenía ganas de ir a un club más mediático, porque pensar en el extranjero ¡para nada! todos los arqueros ya han visto el via crucis que está viviendo Memo Ochoa en el Málaga así que mejor ni moverle.

El hijo pródigo de Coapa

Y ya que mencioné a Memo Ochoa, pues me voy a arrancara a atenderlo.

Con esto de Talavera, pues en automático surge de nuevo la chance de contactar a "Pacomemo" para tratar de convencerlo de retacharse a México y que así pase de ser una paria de la Liga de España a un dios de la Liga MX, peeero resulta que hay un sector de la cúpula americanista a la que no le late la idea porque no olvida que Ochoa se puso punk con el club para forzar su salida y cuentan que era tanta su ansia que aceptó el trato con el Ajaccio sin importarle que al América no le favoreciera en nada económicamente, además de que me contaron que las famosas transmisiones de la Liga de Francia que iban por ahí implícitas fueron un fiasco en cuanto a ratings, así que si en algún momento Ochoa considera convertirse en el arquero del Centenario, pues tendría que negociar con ojitos de Gato de Shrek para que olviden en Coapa sus bravuras de antaño.

El segundón de La Rosaleda

Pero vámonos ahora de Coapa a La Rosaleda, donde tuve un par de ojos privilegiados el fin de semana que vieron cómo el Real Madrid tiró la Liga de España a la basura con su empate 1-1 con el Málaga del domingo.

Esa tarde Cristiano Ronaldo no fue el único perdedor, pues en la banca de los boquerones, Guillermo Ochoa no disfrutó mucho del encuentro.

Con una cara laaaarga, larga, el meta hizo lo único que puede en los campos de la Liga cada semana: ayudar a calentar a Carlos Kameni, titularísimo en el arco blanquiazul, y después tomó su sitio entre los suplentes.

Desde la banca tuvo que soplarse el ritual de escuchar como la afición del Málaga ovaciona al arquero camerunés como su máximo ídolo.

Igual, cuando el momento estelar del juego llegó, su cara no denotó ninguna alegría. Ochoa no esbozó sonrisa cuando Kameni le detuvo el penal al Cristiano Ronaldo en el primer tiempo y su cara solo se compararía con la de CR7, como si le hubieran detenido a él el disparo. Pero Memo se aferra a seguir sufriendo por allá.

Mail: san.cadilla@reforma.com