jueves, 25 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 25 Febrero 2016

El caos en Olimpia

Entre todas las malas noticias que ha enfrentado Pumas en los últimos días con el relajito que armó Matías Britos, hay una buena nueva que da luz al futuro inmediato de los auriazules.

Todo parece indicar que la mesa está puesta para que Pumas vaya por su primera victoria en Sudamérica en la Copa Libertadores, porque el Olimpia paraguayo anda hecho un desgarriate, dividido hacia adentro y dando tumbos en su Liga al grado de que es último.

Sucede que ya el técnico Francisco Arce renunció, entró de interino el ex de los Tigres, Mauro Caballero, y luego se anunció el arribo del español Fernando Jubero, quien comenzó a trabajar al final de la semana anterior, con un par de días para preparar el partido de Liga que seguía (el cual acabaron perdiendo 1-0 con Cerro) y menos de una semana para alistar el duelo de Libertadores contra Pumas.

Pero eso no es todo.

Resulta que desde Paraguay me llegan los informes que más allá de cambios de técnicos lo que hay en el equipo es una bronca entre algunos jugadores y todo porque los egos han comenzado a relucir en el vestidor luego de que se ganó el título en el torneo pasado y que al parecer esa es la principal causa de que vayan pal perro en la Liga este año.

Este despapaye ya ocasionó que hasta directivos estén en la tablita y todo porque no han podido controlar el desplome en lo deportivo y las diferencias en el plantel.

Y aunque Pumas tiene su propio infiernito con los berrinchitos de Britos y su separación del plantel, creo que este luce chiquito en comparación a la hoguera en la que se encuentra ardiendo Olimpia en este momento, por lo que los felinos tienen una chance de oro de aplicar aquella de "a río revuelto, 3 puntos para los Pumas".

Estudiante aplicado

El que le está sacando todo el jugo a la era de Tomás Boy como timonel de Cruz Azul es su hijo Claudio.

Ya les había platicado que el joven acompaña diario al "Jefe" a los entrenamientos de La Máquina en La Noria, con la misión de aprender los secretos para convertirse en técnico.

Pero me acabo de percatar de que también asiste a las concentraciones y viaja en el camión del equipo a los partidos como local del conjunto cementero.

No sé cómo tome el auxiliar José Aceves que en el viaje en autobús hacia el Estadio Azul contra Gallos, Boy se hizo acompañar de su hijo, mientras que Aceves viaja junto al preparador físico Sergio Martín. Tomás y su vástago platicaban mientras veían una tablet y un smartphone, mientras que Aceves y Martín venían del otro lado, serios y sin hablar mucho.

Qué bueno que Claudio está aprovechando cada minuto que puede de esta experiencia única en la carrera de su padre, yo sólo espero que Aceves no se vaya a sentir en momentos como los del autobús.

Mail: san.cadilla@reforma.com