lunes, 29 de febrero de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 29 Febrero 2016

Hoy no sefía; mañana, tampoco

Si alguien quiere fichar a Jürgen Damm va tener que abrir la cartera, sin importar qué club sea el que pretenda sus servicios.

Es cierto que el París Saint-Germain preguntó por el volante mexicano de Tigres, pero también que las condiciones que pensaban proponer estaban lejos de las que el jugador y su equipo estaban dispuestos a aceptar.

En resumidas cuentas, el PSG quería al seleccionado nacional a préstamo por seis meses para evaluar si las condiciones del veloz
Damm eran de su agrado y les convenía pagar el pase, pero hace mucho que el futbolista mexicano dejó de salir a prueba y desde el entorno del jugador prácticamente le dijeron a los franceses "si no compra, no magulle", seguros de que es cuestión de tiempo para que llegue una oferta de mucho peso y no hay necesidad de hacer tanto sacrificio.

Hagan maletas

Como saben de hace tiempo, una vez más los jugadores de Jaguares sufren por falta de pagos, luego que algunos de los titulares no reciben su salario desde hace un par meses y las ganancias no dan ni para cubrir la nómina.

Lo recuerdo por lo siguiente: todo apunta a una eventual venta o cambio de aires del club, por mucho que deseen mantener la plaza, pues con eso de que el gobierno está bajo lupa, ya no han logrado bajar recursos para el equipo.

Así que si alguien quiere equipo en Primera, puede buscar a los dueños de la franquicia de Chiapas.

Peeero no sólo en Tuxtla Gutiérrez hay broncas, pues en Morelia tampoco marchan las cosas en el tema económico y parece que no va a haber de otra que irse deshaciendo del pesado lastre de un equipo que no genera ni para la nómina.

Les echan la mano

Ahora que Pumas comenzó con los viajes a Sudamérica para la Copa Libertadores, sus porras no se quedarán con las ganas de acompañarlos, gracias en gran medida a que el propio equipo les echó la mano.

A inicios de febrero se llevó a cabo una junta general de grupos de animación felinos a la que acudió el vicepresidente deportivo Antonio Sancho, y en la que los seguidores expusieron su deseo de ir a los cotejos de visitante.

El problema principal fue el costo de los traslados, así que el club aceptó facilitarles balones y playeras autografiadas para subastarlas y crear un fondo de viaje que, complementado con los ahorros de los más aventados, se completaron algunos grupos que asistirán aunque sea a uno de los partidos de visita.

El único negrito en el arroz es que tuvieron que sacrificar algunos viajes al interior de la República, así que si por ahí ven poca afición felina en otras plazas del País no es por falta de apoyo, sino falta de dinero.

Mail: san.cadilla@reforma.com