domingo, 7 de febrero de 2016

Una fiesta anunciada

Anuncios
México, Monterrey, domingo 07 de febrero del 2016

Esperanza y armonía en la casa de La Pandilla.

Por los números con los que llegaron los Dorados, el partido parecía de trámite. El no haber anotado y no tener una sola victoria, anunciaba un cómodo duelo para los Rayados.

Pero el "Profe" Cruz lo advirtió entre semana, ya no tenían nada que perder y mucho que ganar, por lo que desde el principio se animaron a ir al frente.

Dos postes de los de Sinaloa pusieron en aprietos al Monterrey, algo que no preocupó a los poco más de 50 mil aficionados presentes en el BBVA Bancomer.

El bombazo de la privilegiada derecha de Edwin Cardona al minuto 16 hizo explotar a la gente, que reaccionó con una edición más de la ya clásica "guerra de porras".

Los intentos de Rayados no cesaron y Rogelio Funes Mori dañó por cuarta ocasión en el torneo a su rival para continuar con la fiesta en la tribuna, que para el segundo tiempo fue la protagonista de un carnaval.

La gran fiesta no podía tener mejor desenlace; Aldo De Nigris, aplaudido por el graderío a su ingreso, selló la cuenta final, acto que dejó su nombre ser coreado por los asistentes.

Recordando a los ex albiazules Wilson Morelo, Yimmi Chará y el propio Cruz, el único acto de cariño que estos recibieron de la causa regia fue el abrazo que Dorlan Pabon le brindó a Morelo al salir a la cancha.

Hay fiesta en la Ciudad, el superliderato del futbol mexicano es del Monterrey y los goles no dejan de llegar... ¿Qué más le hace falta a Rayados?

Por: Enrique Cavazos 
Anuncios