martes, 1 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Mural - 01 Marzo 2016

Rebaño jurásico

Mucho me quedé pensando en esa frase de Matías Almeyda del dinosaurio que tomó mucha agua y luego se ensañó con las Chivas.

Tanto que me puse a ver la película original de Parque Jurásico y ¿saben qué? ¡El argentino le dio al clavo!

¿A quién les recuerda el viejito soñador que "no reparó en gastos" para crear un parque súper atractivo al que asistieran de todas partes del mundo y fuera la envidia de los demás parques temáticos?

No me digan que no hemos visto esa misma filosofía desde hace 14 años en las Chivas, donde han creado un verdadero parque de diversiones, que en un principio a todos agradaba por diferente, aunque pocos entendían a dónde querían llegar y los peligros de romper con ciertas reglas no escritas.

No sé ustedes, pero yo vi la misma cara de emoción en John Hammond y Jorge Vergara cuando empezaron, para después observar cómo se transformaba en tristeza y frustración al darse cuenta de que invertir dinero a lo loco no lo es todo.

En una parte de la película, ya que los dinosaurios arman su des... papaye el viejito dice: "Cuando de nuevo tengamos el control..." y la doctora que caracteriza Laura Dern, le interrumpe diciendo: "¡Nunca tuviste el control, ésa es la ilusión!". Pues hagan de cuenta.

Cada año en las Chivas se renueva la ilusión, no sólo en la afición, sino desde arriba, con Vergarahammond pensando que está haciendo bien las cosas confiando en un nuevo directivo, dándole toda la responsabilidad del parque, compra dinosaurios, pero en lugar de hacerle bonito el lugar, se lo destruyen; así vengan del León, el Toluca o de las Fuerzas Básicas.

Y sí, así llevamos ya varias películas, cambiando de encargado del parque, de domador de animales (me refiero a los dinosaurios), trayendo nuevos velociraptors, tiranosaurios, triceratops y demás atractivos para que se llene el estadio, pero invariablemente siempre acaban comiéndose a los aficionados y sólo unos cuantos sobreviven, pero como siempre hay quienes ven con agrado las dinochivas, allá van otra vez a Chivalandia.

Si encima los T-rex y los velociraptors se pelean entre ellos, hacen grupos, sólo se hablan con los de su especie y se hacen garras entre ellos, pues el parque tiene menos futuro y atractivo que el Rehilete Alcalde.

Ojalá Almeyda logre domesticar a los Dinobravos, Gullit-Rex, Salcetrepadorex o Lentisalcidotops, porque si no se convertirá en una víctima más y como que ya chole una nueva película cada año, ¿no?

Otro regaño

Y hablando de malas costumbres.

Los que también andan dando tumbos son los del Atlas y ya a los jugadores se les está haciendo costumbre arrancar la semana recibiendo un regaño de su jefazo Gustavo Guzmán.

Una vez más el presidente rojinegro se apareció en el entrenamiento de los Zorros para poner el grito en el cielo al ver que su equipo volvió a caer con el colero.

Y digo "volvió" porque en la Copa MuyX también cayó con el que era colero del Ascenso, o sea los Murciélagos, que no le ganaban a nadie, bueno, hasta ese momento.

No falta el rojiblanco malpensado que crea que los Zorros son tan antichivas que se dejaron perder para ponerle presión a su vecino en la tabla del descenso, pero la neta yo no creo que existan futbolistas así. ¿Qué, de qué se ríen?

Lo que sí es un hecho es que ni con el mensaje de Gustavo "Cepillín" Costas la semana pasada, diciendo que los juveniles argentinos tenían mejor mentalidad, los canteranos atlistas pudieron dar algo extra que le brindara al menos el empate a su equipo.

Claro que tampoco lo hicieron los extranjeros o los experimentados, pero esas frases del DT fueron una muestra más de que el foco rojo sigue estando en las Fuerzas Básicas y no les extrañe que vengan cambios pronto, porque al igual que en el primer equipo los juveniles siguen dando tumbos; en la Sub 20 llevan un triunfo y en la Sub 17 son el lugar 11.

Avisados están.

Mail: san.cadilla@mural.com