domingo, 27 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Mural - 27 Marzo 2016

"El futbol es como volar, pero hay maneras de volar"

Johan Cruyff

Más genio que figura

Estará a discusión si fue el mejor jugador de la historia, principalmente por sus logros, pero en inteligencia como futbolista y por el legado que deja con su filosofía, sin duda el número uno es Hendrik Johannes Cruijff (25 de abril de 1947, Amsterdam, Holanda).

Desgraciadamente el cáncer de pulmón le provocó dejar este mundo al mejor de la historia dentro del futbol, pues sus aportaciones a este deporte no sólo las hizo como jugador, sino también como técnico, asesor o directivo.

De carácter fuerte, unos le llamaron arrogante o presumido, otros afirman que tenía un gran sentido del humor, lo cierto es que el creador del "Futbol Total" dejó un gran legado que inició casi desde que vio por primera vez la luz en la calle Linnaeusstraat de Amsterdam.

El hijo de Hermanus Cornelius Cruijff, dueño de una tienda de frutas y verduras, y de Petronella Bernarda Draaijer, que ayudaba en la tienda y en casa, creció en las afueras de la capital holandesa y desde la infancia, su vida estuvo compaginada entre el futbol y el Ajax.

A los 10 años fue escogido entre más de tres centenares de niños para jugar en la cantera del Ajax, pero su padre poco pudo verlo, pues dos años después falleció de un fulminante ataque al corazón por lo que Johan tuvo que dejar la escuela para meterse de lleno al futbol y a ayudar a la economía familiar.

La vacante en la figura paterna duró poco, ya que un año después, su madre, quien trabaja en la limpieza del Ajax, encontró pareja en el cuidador del césped de las instalaciones del club.

La capacidad futbolística la tuvo siempre, pero tuvo que trabajar su complexión gracias a un programa que le puso el entrenador Rinus Michels y así comenzó a levantar su carrera.

Poco a poco este joven comenzó a subir escalones, categorías y hasta trabajos, pues no sólo estuvo en el Ajax como jugador, sino también limpió zapatos y hasta cuidó por momentos el vestidor del primer equipo.

Debutó a los 17 años en la Liga de Holanda y lo hizo marcando el gol del triunfo.

Con el tiempo fue ganando minutos, confianza y se convirtió en una figura del conjunto holandés, ganando 6 títulos de Liga, 4 Copas locales, 3 de Europa, una Intercontinental y una Súpercopa de Europa.

Tras ganar el Balón de Oro y la Copa de Europa, en el verano de 1973 el Real Madrid lanzó una oferta por él, pero ni al Ajax ni al jugador les llegaron al precio, mientras Barcelona sí.

A partir de ahí empezó la rivalidad con los merengues y fue llamado "pesetero" por parte de los aficionados madridistas, a pesar de que él siempre negó haber elegido al Barsa por dinero.

Tras años de títulos y logros, se fue a la Liga de Estados Unidos, luego volvió a España al Levante, regresó al Ajax y acabó en el Feyenoord.

LA NARANJA MECÁNICA

En su selección Cruyff debutó en 1966 y comandó a la Naranja Mecánica a la Final de la Copa del Mundo de Alemania Federal en 1974.

En dicha justa acaparaba todas las miradas, incluso la de Pelé, quien veía su primer Mundial ya retirado.

"Cruyff ocupará mi trono", dijo el brasileño contundentemente.

Pero también ya en ese momento los problemas de ser figura lo rodeaban.

Como a él lo patrocinaba Puma y a su selección la vestía Adidas, que tuvo que mandar a hacer un logotipo únicamente con dos tiras, mientras el resto de seleccionados usaban el original.

Aquella representación futbolística de Holanda maravilló al mundo y revolucionó el futbol de la época.

¿Cuál era la clave? Cruyff lo resumió en algo sencillo: "porque dejaron entrar a nuestras esposas".

La concentración holandesa permitía el ingreso de esposas y "amigas". Reservaban hasta 12 habitaciones para sus "reuniones", el problema es que no siempre eran sus parejas.

Y A ARGENTINA 78 NO VA

Para el siguiente Mundial la vida de Cruyff en la Selección de Holanda cambió y el ídolo no asistió a Argentina en 1978.

¿La razón? Hay al menos tres versiones. La primera tiene que ver con su esposa y la Copa del Mundo anterior. Ya les platicaba de aquella fiesta que hicieron en Alemania 74.

Previo a la Final hubo una "albercada", similar a las que los equipos tapatíos organizan en moteles de la ciudad, por lo que Danny Coster, esposa de Cruyff, hizo el coraje de su vida y cuando volvieron a Holanda le hizo prometer a su marido que jamás iría a un torneo y se ausentaría por más de 5 semanas.

La segunda versión, que Cruyff contó años después como la versión oficial, es que fue víctima de un atentado en 1977 en el que fue amordazado y encañonado, así que su esposa intervino.

"No vayas a Argentina, no quiero estar aquí con los niños tanto tiempo sola", le habría dicho.

La tercera es que no estaba de acuerdo con los movimientos militares que se suscitaron en Argentina.

Conociendo la influencia y poder de las esposas, yo apostaría a una combinación de las primeras dos versiones, pero ya eso es lo de menos.

EL INICIO DEL FUTBOL TOTAL

Tiempo después de su retiro Cruyff volvió a las canchas, pero en el plano directivo, teniendo en el Ajax su primer trabajo como director deportivo allá por 1984.

Ahí comenzó a permear sus ideas futbolísticas y remodeló la estructura, empezando a plasmar su filosofía. Buscar siempre el arco rival apoyados en la cantera.

Llegó 1985 y le dieron la oportunidad de dirigir, aún sin su título.

Con el Ajax hizo buenas cosas hasta 1988 cuando llegó al Barcelona y una de sus páginas más memorables se escribió.

Era una época en la que, como casi siempre, el Real Madrid dominaba y le costó empezar a lograr títulos, pero llegaron figuras como Romario, Hristo Stoichkov y Brian Laudrup. A partir de ahí llegaron títulos y anécdotas.

DESCANSO A ROMARIO

Así como era duro cuando debía, Cruyff también podía ser amable y si no me creen pregúntenle a Romario.

Cuando el holandés dirigía al Barcelona y el brasileño era el goleador de aquel equipo se dio una de las anécdotas que el propio Cruyff catalogó como una de las mejores en su carrera.

"Una vez, Romario me preguntó si podía perderse dos días de entrenamientos para poder ir a Brasil al carnaval de Río de Janeiro. Respondí: 'Si marcas dos goles mañana, te daré dos días más de fiesta con respecto a los otros jugadores de la plantilla'.

"El día siguiente, Romario marcó dos goles en los primeros 20 minutos e inmediatamente se vino a la banda para pedirme el cambio. Me dijo: 'Técnico, mi avión sale en una hora'. No tuve opción y cumplí mi promesa con Romario", recordó en repetidas ocasiones.

APOSTABA CON STOICHKOV

Con Stoichkov se llevó muy bien, aunque al momento de apostar a veces el holandés tomaba ventaja de su posición como entrenador.

"Johan tenía el mismo toque que cuando jugaba, en cada entrenamiento iba y chutaba a tocar los palos. Siempre que lo hacíamos, él ganaba. Siempre, y apostando dinero. Una vez en Tenerife me ganó cien mil pesetas, el cab...

"Me dijo 'si marcas un gol te doy cien mil, si no, me pagas tú'. En el primer tiempo íbamos 2-0. Laudrup un gol y Goiko otro. Y en el medio tiempo, me cambia. Le digo: '¿Por qué me cambias?'. Y dice: 'Paga las cien mil pesetas'.

SU MENSAJE

Escuelas, fundaciones, diplomados, asesorías y cientos de entrenadores admiradores de su idea futbolística es algo de lo mucho que deja Johan Cruyff.

En su libro "Mis Futbolistas y Yo" deja muy claro su mensaje, sobre todo para los entrenadores de niños y juveniles.

"La calidad se adquiere practicando desde pequeños y no dando vueltas al campo", escribió el holandés. Algo que miles se niegan todavía a entender.

En ese libro pide (yo diría "ruega"), para que los formadores no solapen a los chicos que les resuelven el partido y desde temprana edad los convierten en figuras.

"El hecho de marcar goles, no significa que por ello hay que dejarles hacer lo que quieran en el campo, en los entrenamientos ni en su conducta como ciudadanos.

"Hay que estar encima de ellos para que luego, de mayores, siendo profesionales, estén habituados a la crítica y no les extrañe que el entrenador, la prensa y el entorno de su club les exijan mayor rendimiento y aplicación en en el trabajo".

Y que conste que lo escribió Cruyff antes de venir a México.

Mail: san.cadilla@mural.com