lunes, 7 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Norte - 07 Marzo 2016

¡Qué lástima! 

Me tildan de exagerado, pero a veces creo que hasta corto me he quedado.

Tanto, tanto, pero tanto vuelo que se le dio (me incluyo) al Clásico 106, de que era el de más calidad en jugadores individualmente hablando, en plantillas, en costos, en figuras, en seleccionados internacionales, para que fuera un juego más, sin calidad ni grandes jugadas.

Y peor aún, con violencia que hace años no se veía en nuestra Ciudad. No hubo futbol, no hubo calidad, pero sí tensión y violencia.

Hace años les vengo diciendo que la enfermedad por los equipos regios es cada vez mayor, al grado que por tercera vez consecutiva el comentario posterior a un Clásico no es de quien ganó, sino de quien perdió o de lo sucedido alrededor del partido.

Tigres goleó 3-0 a Rayados en el 104... y reto a que me enseñen las columnas del domingo, lunes y martes, a ver si escribí o ensalcé a los Tigres por el marcador.

Tigres goleó 3-1 a Rayados en el 105... y reto a que me enseñen las columnas del domingo, lunes, martes e incluso hasta el miércoles, a ver si se ensalzó a los Tigres por el marcador.

Nada, cero de Tigres. Los temas fueron que embrujaron a Danilinho, que Antonio bajó al vestidor siendo que estaba suspendido, de la hociconeada de Cardona al decirle a un aficionado: "Tu equipo es malo, tu equipo es muy malo y ahorita te lo voy a demostrar en la cancha", y aún no lo demuestra en ningún Clásico. Este colombiano desaparece de ellos como un fantasma.

Y en el 105 los días posteriores también fueron así, sin hablar del 3-1 felino.

Hoy desgraciadamente es lo mismo. Lo que sucede fuera de la cancha hace que se hable más que de lo de adentro.

Muchos ejemplos

Pedradas y golpes por donde sea de ambas partes. Insultos, madreadas, escupitajos a los jugadores de Tigres que salían del túnel (y hace 6 meses insultos a los Rayados en el Uni), amenazas, patadas y golpes de un grupo enfermo sólo porque traían la camiseta contraria.

Lo vengo diciendo hace tiempo, de años: poco a poco la enfermedad y el fanatismo por el futbol en esta Ciudad han provocado que de lo de afuera se hable más que de lo de adentro.

Lo vengo diciendo: el Clásico Regio se ve cada vez más cerca del Boca-River, y no la gran tradición, sino por lo negativo, que es la enfermedad entre ambos.

Con los ojos cerrados les puedo decir que en México no hay aficiones que se odien más (no generalizo) que las de Tigres y Rayados. Es vergonzoso cómo se vive esto aquí.

Ayer vi videos donde los "LyL" se apedreaban con Los Adictos.

Otro donde mandaron al hospital a una fotógrafa de El Norte, tras recibir una pedrada de un Adicto Rayado.

Otro donde iban dos aficionados Tigres adentro del BBVA y fueron atacados a patadas y puñetazos por enfermos que, al sólo verlos con camiseta amarilla (no hubo provocación alguna), se les fueron como animales irracionales tras su presa en plena selva... ¡sólo porque eran Tigres!

Otro donde barristas de Tigres entraron insultado a la raza Rayada, como haciéndoles ver que no tenían miedo y marcaban su territorio, con caras de maleantes cuando te van a saquear un negocio.

Otro donde no dejaban pasar a una muchacha con camiseta de Tigres en una de las puertas, hasta que una señora Rayada, que ni la conocía, se las hizo de tos a los de la puerta gritándoles que por qué no podía pasar.

Y qué decir de la escena en la que La Adicción rodeó la camioneta del presidente de los Tigres, el "Inge" Rodríguez, la comenzó a golpear, al mover todos juntos, y golpear los vidrios de las ventanas, como chimpancés cuando vas en un tour por selvas privadas en el África Negra.

Vieron que era la directiva felina y pa' pronto que atacan la camioneta.

Y la escena que me tocó ver: afición con camisa a rayas buscando felinos para armarla de tos. Esto porque fue en el BBVA, pero en el Uni pasa igual cuando es allá.

Un tema son los Libres y Lokos y La Adicción, que sabemos que no da para más y pedir comportamiento es predicar en el desierto, y otra es un cierto porcentaje de la afición que son barristas sin título.

Por suerte para los Tigres ganó La Pandilla, porque si hubiera sido 1-0 a favor de los de amarillo, no quiero pensar los golpes a éstos al final del juego.

PD: Ése es nuestro futbol, aunque muchos lo nieguen.

¿Te acuerdas?

Hace dos meses tuve una charla con un directivo nuevo, le expliqué que aquí el ambiente es así, que lo de "la mejor afición" es un mito, que aquí la enfermedad y el fanatismo crece y crece y todo lo que les he contado.

Su respuesta fue que estaba equivocado, que la suya (porque dijo que la suya) era la mejor y que lo que yo le comentaba estaba mal, siendo que yo he vivido siempre en medio del futbol regiomontano.

Espero que lo recuerde. Está demás decir su nombre.

Ojalá

Espero que el Gobierno de Guadalupe lleve mejor las riendas de su Municipio de como planeó y ejecutó el operativo de vialidad y seguridad el sábado pasado.

Ojalá, porque si la ejecución diaria es como la del sábado, pobres ciudadanos.

Sanca Muppet

¿Por qué las barras siguen existiendo?, ¿quieren saber por qué?

No dejen de ver en elnorte.com el video de Sanca Muppet.

Es información, no opinión.

Mail: sancadilla@elnorte.com