lunes, 21 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Norte - 21 Marzo 2016

Ni en la tribuna ganan

Los "Incomparables" hicieron ayer su gran invasión del torneo al acudir unos 15 mil al remodelado Estadio Cuauhtémoc, pero sólo a eso fueron, a ver cómo quedó, incluso porque les tocó estar en uno de los volados nuevos.

Creo que todos, al igual que un servidor, notaron que el apoyo no fue tan ruidoso como el de otras invasiones, estuvieron apagadones, no se oyó el grito de "¡La U, la U, la U!" y sólo al principio cantaron "¡Te quieeero veeer, caaampeón, oootra veeez!".

Pudiéramos pensar, y con justa razón, que eso se debió a que los seguidores se contagiaron de lo que vieron en la cancha, pero no fue sólo eso.

Si estuvieron atentos a la tele y no se echaron una jeta de domingo por la tarde, notaron que en la esquina que no tenía butacas por culpa de los "inadaptados" que las arrancaron en la visita de La Pandilla, había muchos huecos.

Para empezar, muchos Libres y Lokos no pudieron viajar debido a que los autobuses que tenían contratados les quedaron mal al irse con grupos de viajeros felinos que pagaron más.

Algunos no se quedaron con las ganas, y ya mitoteados, agarraron autobuses de línea, se vinieron parados en camiones polleros o pidieron raid.

Y luego, los que sí viajaron entraron tarde al estadio porque los dejaron pasar hasta que les quitaron trapos, trompetas y tambores que suelen usar para apoyar, así que no hubo quien guiara los cánticos del resto de la raza, como pasa normalmente en el Uni y en otras invasiones. Además, los dispersaron, y al no estar juntos no se pudieron parar para saltar y alentar.

PD. Soy de los que piensan que las barras deben ser erradicadas, pero ayer se extrañó a la barra que canta y alienta.

Sobrecupo

Donde sí estuvo lleno fue en la cabecera donde se ubicaron los seguidores de Tigres.

Los dirigentes poblanos no previeron el desmother que se podía hacer con la invasión felina en el volado norte que está detrás de una de las porterías, porque los poblanos que llegaron sobre la hora del juego tuvieron que quedarse parados, porque los regios les ganaron su lugar al llegar más temprano.

Incluso futbolistas como Mauro Cejas y Patricio Araujo vieron el partido sentados entre la gente, quedando expuestos a alguna bronca entre seguidores con la seguridad del estadio.

Lo mismo le pasó a los familiares y a la prensa, incluso personal de Tigres no pudo ver el partido, por la gran cantidad de personas que se quedaron viendo el juego en los pasillos, obstaculizando la vista hacia la cancha.

Les quedó muy bonita la remodelación del estadio, pero les falta una mejor organización para ubicar jugadores, prensa y familiares del equipo.

Incluso en la conferencia de prensa, "Tuca" (Ricardo pa' sus cuates) bromeó con la prensa de Puebla, admirando la remodelación del estadio, pero cuestionando que la sala de prensa y los vestidores quedaron igual de incómodos que como estaban antes.

PD: Señor Feghetti, mejor preocúpese en remodelar a su equipo.

Aztecos

Qué tan aburrido estuvo ayer el Puebla-Tigres, sobre todo el primer tiempo, que los comentaristas de TV Azteca a cargo de la transmisión para Sky, se pusieron a recorrer la historia mala de los felinos.

Se acordaron de "Marcelo Conte" (Conti), de un delantero "pompudo" (así dijeron) del que no recordaron que se llamaba Aílton Goncalves y como que querían que la raza regia les recordaran a más, pero como que la raza no estaba de humor.

Fue así que siguieron solos con sus memorias y alguien se acordó de los chilenos que ascendieron a Tigres, Gabriel "La Coca" Mendoza y Claudio "El Diablo" Núñez.

Y ahí fue cuando señalaron que Núñez se quedó a vivir en la Ciudad y que trabaja en televisión. Y que mi compa Paco González se suelta y, palabras más palabras menos, dijo que Claudio "era un mamila" como jugador que no daba entrevistas y ahora quiere estar como reportero entrevistando jugadores.

PD. Lo bueno es que son de la misma empresa.

Invasión chiva

Tanto argüende que hicieron los aficionados de La Pandilla hace dos semanas para que no entraran aficionados de Tigres al Clásico Regio y el sábado pasado "dejaron" entrar a más de las Chivas.

Cuando cayeron los goles de "La Chofis" retumbó fuerte el grito de "¡goool!" en el "Gigante de Acero", lo cual no tiene nada de malo porque de eso se trata el futbol, de saber ganar y perder.

Pero los que sacaron de nuevo el cobre fueron algunos "inadaptados" que desquitaron su frustración en cuanto aficionado chiva se toparon al salir del estadio.

PD: Ya ni la ch...ofis.

Mail: sancadilla@elnorte.com