jueves, 24 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Norte - 24 Marzo 2016

Efecto Osorio

Juan Carlos Osorio habla muy bonito, siempre parece que está dando una cátedra, no escatima si se trata de explicar algún concepto o expresar sus ideas, pero por lo que más ha impactado en el Tri es por sus acciones.

Palabras más, palabras menos así me lo platicó mi Juditas Tricolor, que no es el mismo que el federativo. Este Juditas es uno que anda con ellos por todas partes, bien metido en el día a día, no tanto en las oficinas.

Lo que me dice es que Osorio ha caído bien en el grupo de jugadores, pero no sólo porque es claro en sus ideas, sino porque ha tomado decisiones que han ayudado a fortalecer su autoridad. Tal cual.

De inicio algo que les ha gustado a los seleccionados es la manera como lleva los entrenamientos. Es un tipo estricto, pero que sin aspavientos ni poses da indicaciones y se asegura que se cumplan.

O sea que ahí, para empezar, de inmediato se notó una diferencia con el anterior.

También ha sido apreciado por los jugadores que las prácticas sean variadas, o sea no van y hacen las mismas cosas todos los días, por ejemplo, ahora que es una concentración "larga", hay variedad y evitan la rutina.

Pero principalmente ha gustado que ha dejado en claro el tipo de jugador que desea tener en la Selección y no se refiere solamente a sus cualidades futbolísticas. A nadie le va a rogar por estar en el Tri, si no quieren, y como muestras están las convocatorias.

Osorio no se tentó el corazón para dejar fuera a quienes eran incondicionales en otras etapas sin importar si jugaban o no en sus equipos.

Así se quedaron al margen Paco Memo Ochoa, Giovani Dos Santos, luego Carlos Vela y hasta Oribe Peralta, el último que se puso sus moños que porque necesita un descanso. En pocas palabras, al que no vea comprometido con el Tri, ni lo va a llamar.

Esta parte de su filosofía no es nueva y es algo que Osorio ha impuesto desde que estaba en el Atlético Nacional de Colombia, donde le recuerdan frases muy buenas.

"Es muy importante tener en el vestuario jugadores grandes que se sientan importantes y si esos jugadores se sienten importantes, pero no indispensables, pues mejor", dijo alguna vez.

Pues más vale que les vaya quedando claro a esos cuatro y algunos más, porque sobre aviso no hay engaño.

Se andaban rajando

Si no fuera porque ya les pagaron y les dieron una muuuy buena lana, los Tigres ni se movían para ir a Houston al "paghtido molegho" que van a jugar contra el América el sábado.

Entre lesionados y seleccionados, los felinos apenas se completan para cascarear en Zuazua y ahora tienen que armar un equipo para el partidito contra las Águilas.

El juego se concretó hace meses, lo hicieron oficial desde principios de año y aunque me cuenta mi Juditas que en Tigres quisieran echarse para atrás, pues no hay forma y van a tener que cumplir con el compromiso.

Y es que como diría El Padrino, les hicieron una oferta que no podían rechazar, pero nunca pensaron que iban a estar tan mermados.

Eso sí, con todo y todo, a los paisas parece que no les importa nada porque ya no hay boletos disponibles, según los organizadores que ya le pusieron el anuncio de "sold out" al póster oficial del juego.

La raza pagó entre 35 y 120 dólares, más cargos por servicio y no sé cuantas cosas más, con tal de ver un juego entre equipos de Primera División, pero pues no les va a quedar de otra que ver a la Sub 20 de Tigres reforzada contra los suplentes del América.

Y Rayados dijo 'mejor no'

Y del otro lado, pues los Rayados mejor dijeron que no valía la pena moverse. Sí, sí vinieron a ofrecerles un partido, también era en Estados Unidos, pero como no era aquí cerquita, mejor dijeron que no.

Así que en lugar de hacer largos viajes por Yu Es Ei se quedaron a entrenar aquí y se van a tomar unas vacaciones de tres días a partir de mañana.

Mail: sancadilla@elnorte.com