martes, 22 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 22 Marzo 2016

Se queda sin su foto

Lo que les voy a contar a continuación es una historia triste, muuuy triste, de un jugador de Veracruz que se quedó con las ganas de tomarse una foto con un ídolo del boxeo mexicano.

Resulta que iba llegando el Tiburón a la Ciudad de México para viajar por tierra a Pachuca cuando de repente su arribo se empató con el de Juan Manuel Márquez.

La poca afición que los fue a recibir inmediatamente se abalanzó sobre el "Dinamita" para pedirle cualquier cantidad de fotos y autógrafos. Como un niño y con su 1.58 de estatura, a Daniel Villalba, volante de los jarochos, le brillaron los ojitos apenas vio al boxeador.

El "Keko" no perdió la oportunidad y buscó a Márquez para una foto, y claro, tuvo que hacer fila y esperar como cualquier otro mortal, pero para su mala suerte, su ídolo se cansó rápido de atender a sus fans y mejor pegó la huida.

La decepción del argentino fue grande, me cuentan que nada más se escuchó un "mejor ya vámonos".

Ya será para la otra, y ojalá que Villalba nunca haya pegado una huida como la de Márquez porque entonces ya le llegó el karma.

Se pasa 'Turco' de vivo

Me contaron que Antonio Mohamed ya empezó a mover las aguas en Monterrey, pues ahora resulta que no sabe si quiere seguir o no con los Rayados.

A falta de 6 jornadas para que finalice el torneo, el técnico argentino ya se anda haciendo el interesante diciendo que esa decisión le compete únicamente a la directiva regiomontana, que él como quiera sigue trabajando y planeando lo que viene.

Pero por otro lado, aprovechó por ahí a algunos amigos que tiene para lanzar "el borrego" de que tiene ofertas de otros países, háganme el favor, como si uno no conociera las mañas del "Turco" y su afán de cotizarse de más, si no que le pregunten a Ricardo Peláez y compañía, a los que les hizo la vida de cuadritos con todo tipo de filtraciones, eso sí, contando sólo su "veldad", como suele suceder cada vez que el técnico tiene problemas adentro del vestidor.

Obviamente la directiva del Monterrey quiere esperar un poco más para ver cómo les va, que no se les vaya a caer el equipo en la Liguilla, porque además parece que la relación anda un poco tensa, pues Tony tiene su genio y una personalidad un tanto extraña, a veces anda de muy buen humor, de barbero y lisonjeando a los que manejan al equipo, pero luego nomás se voltean y habla pésimo de ellos con su grupo de trabajo (ayyy, no sé por qué, pero esta película ya la vi).

Mail: san.cadilla@reforma.com