viernes, 25 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 25 Marzo 2016

La lección para Dieguito Reyes

Las aguas comienzan a moverse en Europa para algunos mexicanos, como es el caso de Carlos Vela, cuyo romance con la Real Sociedad parece que llegó abruptamente a su fin.

Me cuentan que el promotor del delantero ya anda movido tocando puertas y echando llamadas, porque el jugador ya no es bien visto por los dirigentes del conjunto txuri-urdin y el divorcio con la afición es evidente.

Vela tiene contrato vigente, pero su rendimiento es lo que lo tiene en tres y dos, porque luego de haberse ido a un concierto sin permiso y pretextar enfermedad por su ausencia al entrenamiento del día siguiente, otra vez quedó al descubierto su faceta fiestera, que había logrado controlar o al menos mantener en lo privado.

Es tal el descontento que ha causado Vela con sus indisciplinas, que me contaron que Diego Reyes ya mejor se desmarcó de su compatriota porque también andaba en las trasnochadas. Pero luego de ver lo que le ocurrió a Vela, mejor optó por bajarle a las revoluciones.

Reyes tiene claro que quiere permanecer en Europa y, tras varias llamadas de su familia, enderezó el rumbo.

Mientras Héctor Moreno, en Eindhoven, y Guillermo Ochoa, en Málaga, viven momentos de plenitud, motivados por la madurez que da tener esposa e hijos, pareciera que a otros, como Vela, les urge sentar cabeza para que sus carreras no se vayan a la basura.

Método caduco

De ser el hombre que formó a grandes estrategas y ser reconocido como padre de una "escuela futbolística", tal parece que Ricardo La Volpe sólo acapara reflectores cuando de escándalos se trata.

A colación de la escenita que armó el "Bigotón" con el "Piojo" Herrera, producto de sus supersticiones, salió a la charla aquel episodio con la podóloga de las Chivas, Alma Belén Coronado.

Alguien muy cercano al conflicto me dijo que por más que La Volpe se presume inocente, en el Redil afirman que lleva todas las de perder en el caso de acoso por el que lo echaron del Guadalajara.

Peeero resulta que dicho episodio también le sirvió al Rebaño, porque a pesar de que el "Bigotón" apenas llevaba cuatro partidos a cuestas, bastó con que lo vieran dirigir en Verde Valle para que consideraran que su método estaba caduco.

Así que, aprovechando el escandalito, en Chivas prefirieron tirar la toalla con La Volpe y la podóloga es hoy una heroína en el redil.

Mail: san.cadilla@reforma.com