miércoles, 30 de marzo de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 30 Marzo 2016

Bigote muuuy molesto

Ya me enteré de que ahora sí va muy en serio la posibilidad de que el cuerpo técnico de Jaguares de Chiapas considere mandar a volar al club para la siguiente campaña, porque los problemas económicos no paran y no hay señales de que la directiva pueda solucionar por completo este tipo de situaciones, que tienen al plantel en un gran descontento, que de alguna forma se refleja cuando salen a la cancha.

La última situación que ya incomodó en demasía al entrenador Ricardo La Volpe es que así como tardaron en pagarse los salarios de quincenas y meses anteriores, también está pendiente el pago por un premio del torneo anterior. Algunos jugadores confesaron al "Bigotón" este detalle en especial los tiene a disgusto a la hora de ponerse a entrenar y jugar los partidos.

Un grupo de futbolistas ya le confesó al entrenador que si siguen con aspiraciones de clasificar a la Liguilla la van a buscar, pero más por corresponderle a él como su director técnico, por el apoyo que les ha dado en todas las ocasiones de atrasos, que por darle gusto a la directiva.

Todo esto tiene a la gente del banquillo jaguar en una disyuntiva, porque ya vislumbran lo que pasará en el próximo Draft cuando quieran contratar refuerzos y la chequera no dé para mucho, o cuando sea la hora de pagar el primer mes del próximo Apertura 2016 y que no haya ni para los utileros.

Así que no les extrañe que los jaloneos sigan en las jornadas que restan al torneo y ya se verá que tanto se refleja en la cancha, al fin que si clasifican a la Liguilla luego no les pagan los premios.

Coincidencia bien padre

Las vueltas del futbol le dieron a Guillermo Vázquez, técnico de Pumas, unos minutos de convivencia con su padre del mismo nombre y quien es asesor en el Zacatepec, del Ascenso MX.

Todo se dio en el aeropuerto capitalino el sábado pasado y fue debido a que los felinos y Vázquez Jr llegaron a la terminal para tomar un vuelo a Oaxaca, donde disputaron el domingo un amistoso en esta Fecha FIFA.

La tradición auriazul cada que vuelan es llegar a comer a un restaurante de cortes justo en la puerta de las llegadas nacionales, donde también a eso de las 14:30 horas arribaron los Cañeros, quienes el viernes jugaron en Los Mochis ante Murciélagos.

El punto es que justo cuando Memo iba camino al restaurante, su padre salía y al verlo le dijo, antes de un afectivo abrazo: "¡Si nos ponemos de acuerdo, seguro no nos vemos!".

Los Vázquez se quedaron platicando un momento y luego partieron con sus respectivos equipos, algo más alegres por esos minutos de convivencia que les dio el futbol.

Mail: san.cadilla@reforma.com