lunes, 4 de abril de 2016

Columna San Cadilla Mural - 04 Abril 2016

Apapachos

Ya les decía que el toma y daca por ver quién será el ganón para amarrar a las Chivas en su nuevo contrato para la transmisión de televisión está con todo, y ahora que la dirigencia del Rebaño advirtió que no regalarán nada, de todo se vale.

Y como muestra Televisa, que para que vean que sí les importa mucho que el Rebaño renueve con ellos, ni tardos ni perezosos se pusieron a apapachar a Jorge Vergara apenas vieron la oportunidad.

Con el contundente 4-0 que lograron anoche ante Pumas, que hace pensar que ahora sí, como diría Matías Almeyda, se extinguieron los dinosaurios antiguos y que hace soñar hasta al chiva más escéptico con una Liguilla, los televisos aprovecharon para entrevistar al Omniyorch acabado el juego con esas preguntas sobadoras y cómodas que tanto le gustan a los directivos. Míralos que listillos.

Al parecer los meros meros de Televisa se estaban cansando de que Vergara habla a cada rato en ESPN y lleva una gran relación con José Ramón Fernández, tanto que hasta le puso su nombre a la Sala de Prensa del Estadio Chivas, algo que sin duda puede ayudar a inclinar la balanza a la hora buena. Ya veremos quién se los lleva.

Y siguiendo con las Chivas, el "Pelado" ya advirtió que el ídolo del momento, la "Chofis" López, no va a hablar ante los medios porque es su labor protegerlo y no quiere que lo mareen más de la cuenta. Nomás que le avisen al argentino, pues mientras estaba en conferencia de prensa diciendo eso, el canterano ya había atendido a la gente de Televisa en la cancha, digo, a ver si no me lo multan.

Y a los que a ver si no les toca multa es a los de la cadena de radio Radiorama de Occidente, quienes tienen los derechos de transmisión de los juegos de Chivas, pues con el cambio de horario del juego se les empalmó la transmisión con la Hora Nacional, y pues con la pena, el entretenido programa que no lo escucha ni mi abuelito tuvo que ceder su espacio para escuchar el final del partido. Eso sí, los aficionados que salían del estadio y que tradicionalmente esperan escuchar declaraciones de los futbolistas o entrenadores ahora se toparon con ese "animadísimo" programa.

Eeehhh... difícil

Pues si la Femexfut en realidad quiere erradicar el grito ese a los porteros en cada despeje, me parece que van por mal camino.

En esta jornada, la primera después de la campaña "abrazados por el futbol", o algo así, parece que la propaganda era "al que grite más fuerte le vamos a regalar tres puntos a su equipo", porque vaya que ahora los aficionados se lucieron y se dieron vuelo con tanto improperio hacia los porteros visitantes.

Los únicos que hicieron caso fueron los aficionados de La Máquina, que ahora no la cruzazulearon y hay que aplaudirles la iniciativa y creatividad de gritar "eeehh Azul, Azul" cada vez que venían los despejes en el partido entre La Máquina y el Pachuca.

Caso contrario a lo que sucedió en el cierre de la jornada en el partido entre Chivas y Pumas en donde al "Pikolín" le llovió de lo lindo desde el primer despeje.

Lo único que queda claro es que el grito será muy difícil de erradicar, pero por lo menos ya vimos que hubo algunos que se animan a cambiar esto con un poquito de creatividad.

Si el asunto es erradicar el grito con estilo mexicano, apliquen la psicología inversa pidiendo que griten más, en una de esas funciona mejor, ya ven cómo somos contreras en este País.

A lo Matosas

Con la casi heróica remontada del Atlas sobre Tigres el fin de semana, no se por qué me vino a la mente aquel partido del torneo pasado en el que el entonces Gustavo Matosas que, en su afán por hacer reaccionar a sus Rojinegros, hizo un cambiadero bárbaro ante Puebla metiendo a suplentes y dejando a los de jerarquía en la banca, un experimento que le resultó, pues ganaron aquel encuentro.

Ahora Gustavo Costas se atrevió a hacer algo parecido al dejar en la banca o en Guadalajara a los que parecían inamovibles como Egidio Arévalo, Jefferson Duque y Walter Kannemann entre otros, movimiento arriesgado pues fueron a la casa de Tigres y tómala, les dio para rescatar un empate cuando todos los daban por goleados.

Digo, también si sientas a Kannemann, que nomás no ha dado una en el torneo, pues había más posibilidades de cometer menos errores atrás.

Al que no pueden mover es a Rafael Márquez, que dicho sea de paso dio un partido como el que muchos estaban esperando que diera, mostrando el líder que es y para el cual llegó al club de sus amores.

La realidad es que se debe aplaudir esta reacción que mostró el equipo y que debe dejar satisfecha a su afición y, por qué no, hasta a su directiva, que por más que se cansen en decir que respaldan a Costas ya la cosa se estaba poniendo brava con cuatro derrotas seguidas.

Yo me pregunto ¿qué hubiera pasado si este Atlas que vimos en el segundo tiempo contra Tigres hubiera iniciado desde antes a responder?

Mail: san.cadilla@mural.com