jueves, 14 de abril de 2016

Columna San Cadilla Mural - 14 Abril 2016

Suerte negra

Quien está pasando días verdaderamente malos es Gustavo Costas.

Su Atlas nomás no levanta, siente que alguno que otro le está tendiendo la cama y por más que los directivos le prometen continuidad para arrancar la próxima temporada dirigiendo al equipo, él no se siente firme en el puesto.

Pues si todo eso no es suficiente para perder el sueño, ahora resulta que el Barcelona le sigue debiendo una lana de cuando los dirigió.

No se me asusten mis lectores ni pongan cara de sorpresa, "Cepillín" no dirigió a Lionel Messi, me refiero al equipo de Ecuador, donde fue campeón (allá sí).

El caso es que el DT tiene a su esposa en Guayaquil peleando la lana, rogando para que le paguen aunque sea como en Elektra, en abonos chiquitos, y ya hasta demanda metió ante la FIFA porque nomás no ve claro y los del club ya aplicaron la clásica "debo no niego; pago no tengo".

Ya nomás falta que pase un zorro y lo orine, digo, por aquello del "no te entumas" yo le sugeriría que no saludara el domingo a Matías Almeyda, capaz que le presenta a su dinosaurio amigo y...

¿Buena noticia?

Pues buenas noticias para los aficionados rojiblancos: "La Chofis" está cerca de renovar su contrato con las Chivas.

Bueno, se supone que es algo positivo, excepto claro, si el jugador no sabe manejar su dinero, si en lugar de invertirlo compra un auto último modelo para competir con sus compañeros del primer equipo o si no cubre las dos manutenciones que ya se carga a sus 21 años.

El interés de parte del futbolista y su representante es firmar por dos años más, quizá pensando que ese sueldo mediano lo pueda mejorar pronto o incluso en quedar libre en el 2018 y así irse a Europa.

Bueno, lo interesante será ir paso a paso, que Javier Eduardo (así se llama) se dé cuenta, que haga caso de los buenos asesores que tiene y en verdad esto sea una buena noticia y no el principio del fin de una carrera como hemos visto muchas que duran menos que un food truck park tapatío.

El que quiera, que le cueste

Mientras Paolo Goltz se alista para la recta final de la Liga MX, y para jugar la Final por un título más de Concachampions, las mariposas siguen revoloteando a su alrededor sobre su posible regreso a Argentina, desde donde lo tienta el Boca Juniors.

Goltz anda con el gusanito, porque ya hasta se comunicaron con su promotor y desde Buenos Aires ha recibido llamadas, de amigos, periodistas y familiares, pidiéndole que dé luz verde al traspaso.

Sólo que hay un detalle. El zaguero tiene un año de contrato con el América y nadie se ha comunicado ni con Ricardo Peláez ni con Pepe Romano para iniciar una negociación, y la postura en Coapa es que, si lo quieren, deben pagar la recisión de su contrato.

Las Águilas se van a poner rudas al negociar, pues no tienen interés en desprenderse de su jugador, que por mucho que haya críticas, se le tiene en buen concepto porque cumple y no da problemas ni el vestidor ni fuera de éste.

Al estilo de Temo

¿Se acuerdan de aquel futbolista peruano que brilló en los Tecos y deambuló por el Atlas hace una década de nombre Roberto Palacios?

Pues el "Chorrillano" dijo: "Si Cuauhtémoc Blanco pudo ¿por qué yo no?", y se lanzó por un puesto político en Lima.

La diferencia es que el domingo Palacios no alcanzó los votos requeridos para estar en el Congreso y se quedará con las ganas de rob... digo, de ayudar a su pueblo.

La mayoría de las reacciones allá son de gusto por su derrota, quizá porque saben que podría aplicarla de congresista como acá cuando era futbolista, es decir: el lunes no entrenaba por "lesión", el martes trotaba 10 minutos y le empezaba a doler, el miércoles entrenaba media hora y listo, los jueves hacía medio interescuadras, los viernes ligeros ya hacía la práctica a la par de todos y el sábado... ¡a jugar!

Viva la política.

Mail: san.cadilla@mural.com