domingo, 24 de abril de 2016

Columna San Cadilla Mural - 24 Abril 2016

La leyenda que pudo ser

Su carrera fue brillante, pero no le alcanzó para pasar a la historia del futbol mundial junto a grandes como Maradona, Pelé, Figo, Beckham o Ronaldo.

Michael Owen (Chester, Inglaterra, 14 de diciembre de 1979) tenía 18 años y el mundo ya lo conocía, pues le hizo un gol de bandera a Argentina en los Octavos de Final del Mundial Francia 1998.

Siempre estuvo ligado al Liverpool, pues antes de debutar en Primera, se ganaba unas libras limpiando los zapatos de los jugadores del primer equipo.

Luego llegó su ascenso meteórico, mismo que fue frenado con episodios crudos por lesiones.

HOLA, SOY OWEN

Tenía un año y medio jugando con el Liverpool en la Liga Premier y se ganó su lugar en la Selección de Inglaterra bajo el mando de Glenn Hoddle. Para muchos fue sorpresivo su llamado, pero tenía madera.

El 30 de junio de 1998, Owen le dijo al mundo: "Hola, aquí estoy". Beckham le dio un pase y Michael lo recibió de manera dirigida, se encarreró... iba a hacer el mejor gol de su carrera ¡a loss 18 años!

Arrastró el balón desde tres cuartos de cancha y se llevó de calle a Roberto el "Ratón" Ayala, un zaguero de jerarquía, duro en la marca y luego definió como un crack con su pierna derecha ante la salida de Carlos Roa.

Con 18 meses en la Premier, todo el mundo sabía de un "Niño Maravilla", quien se había ganado la distinción de mejor jugador joven de la Copa del Mundo.

EL CALVARIO

En todos los clubes que estuvo marcó goles y se ganó cariño, pero siempre hubo alguna lesión.

El calvario inició el 12 de abril de 1999, contra el Leeds United; una lesión en el tendón de la corva comprometió el resto de su carrera.

Por esa lesión, Owen perdió mucha agilidad, a pesar de que tenía 19 años, pero no el deseo de marcar goles.

Michael regresó una y otra vez, su fuerza de voluntad y sus deseos de no rendirse, le daban los argumentos para vencer a las lesiones.

En 2001 tuvo su año dorado a nivel de clubes; ganó todos los campeonatos con el Liverpool: FA Cup, Community Shield, Carling Cup y Copa de la UEFA. Ganó el Balón de Oro a los 21 años, sólo Ronaldo lo había conseguido a esa edad, pero con 8 meses menos.

En 2004 compró su pase el Real Madrid en 8 millones de libras. Algunos compañeros le decían que no se fuera de Liverpool, pero quería probar suerte fuera de casa.

Con el Madrid jugó junto a figuras como Zinedine Zidane, Raúl González, Roberto Carlos y Ronaldo. Marcó 21 goles en el año con los merengues.

En su círculo cercano reveló que siempre le costó vivir en España y que no tardaría en volver a su país.

EQUILIBRADO

Tras su año en el Madrid, el modesto Newcastle lo fichó por 16 millones de libras esterlinas.

En pocas ocasiones se le vio en automóviles de lujo, tampoco se vio ligado a escándalos, no se caracterizaba por ser un tipo problemático en el vestidor.

"En primer lugar un tipo magnífico y un gran profesional. Nunca tendrás problemas con él, ni dentro ni fuera del terreno de juego", recordó el técnico Sven Goran Ericsson.

Con el Newcastle volvieron las lesiones, un problema en la rodilla derecha no le permitió jugar con regularidad. De los primeros dos años, sólo estuvo activo seis meses.

Pero todavía faltaba lo peor.

BYE ALEMANIA, BYE SUDÁFRICA

¿Se imaginan la frustración de los jugadores que se quedan fuera de un Mundial por una lesión? Pues Owen lo vivió en carne propia.

Primero, en Alemania 2006 tuvo que abandonar la justa debido a una lesión de rodilla en el duelo de fase de grupos contra Suecia.

Ese día, Owen salió gateando de la cancha, quizá por el dolor o la desesperación, pues desde aquel 12 de abril de 1999 fueron constantes las sesiones de rehabilitación.

"Después de la lesión de anoche en el partido contra Suecia, Michael Owen se sometió hoy a un escáner en la rodilla derecha, que ha confirmado que la lesión le impedirá jugar lo que resta del Mundial y regresará a Inglaterra de forma inmediata", informó la Federación Inglesa.

Luego, en Sudáfrica 2010 también se quedó fuera, pero por afectaciones en el tendón de la corva.

SU NUEVA PASIÓN

Con el United no terminó por brillar, sólo se echó encima a los seguidores del Liverpool y en su temporada de despedida, con el Stoke City (2012-2013), anotó cinco goles.

"Habiendo progresado desde las filas del Liverpool para hacer mi debut a los 17 años, antes de embarcarme en el Real Madrid, el Newcastle United, Manchester United y Stoke City, sin mencionar el haber representado a mi país 89 veces, siento que es el momento adecuado para dejar que caiga el telón", así se despidió, a los 33 años.

Tras dejar las canchas, encontró una nueva pasión en la crianza de caballos de carrera y le dio forma al campo Manor House Stables.

El momento más significativo de Owen dentro de la hípica fue en septiembre pasado, cuando publicó en Twitter algunas palabras a un potro que había muerto tras una lesión.

"Este es el día más triste de mi vida. El más noble y brillante caballo que han visto mis ojos murió haciendo lo que más amaba", redactó Owen, a quien en la crianza de caballo todavía lo siguen las lesiones.

Mail: san.cadilla@mural.com