miércoles, 6 de abril de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 06 Abril 2016

Ventaja celeste

Pues parece que Cruz Azul la va a tener, así como se dice, "de a pechito", a la hora de enfrentar hoy al Necaxa en la Copa MX porque resulta que el traslado de los Rayos a la capital del País no fue nada cómodo.

Contrario a los viajes que suelen tener los equipos de la Liga MX con comilonas hasta en restaurantes de lujo antes o después de abordar los vuelos para trasladarse a las sedes de sus partidos, en el Ascenso MX se vive la otra cara de la moneda y puede resultar más que una ilusión un auténtico martirio el ir a jugar.

Resulta que el Necaxa no utilizó avión para el viaje desde Aguascalientes a la Ciudad de México, su trayecto lo realizó en autobús, con las cinco o seis horas que implica el recorrido, el pesado tránsito que implicó llegar al ex DF porque su arribo fue por ahí de la hora pico entre 6 y 7 de la tarde y porque además se trató de un camión... ¡de segunda clase!

Como lo oyen, olvídense de los asientos muy reclinables y espaciosos o los monitores individuales para ver sus películas, nada de eso. Me comentan que los jugadores estaban bastante irritados por la situación, ya que después de un entrenamiento extenuante por la mañana, me los montaron al camión y ¡órale!, sin agua va.

Así que ya sabemos si de pronto en el juego los Rayos andan quejándose de dolores de espalda o algo por el estilo, o si de pronto ya no les dan las piernas.

Ya presentía yo que algo había detrás de un Cruz Azul semifinalista en la Copa MX, cuando ha enfrentado a puros equipos del Ascenso que viajan en estas condiciones, prácticamente les dice "bienvenidos" y que disfruten la estancia.

Auténtico líder

A muchos les pareció extraño ver el sábado a Érick Gutiérrez con la cinta de capitán del Pachuca en lugar del eterno Óscar Pérez en el partido contra Cruz Azul.

Y es que por más que la joya de los Tuzos tenga el nivel y las cualidades para tener dicha distinción, no deja de ser extraño que la porte pese a que el "Conejo" se mantenga como pilar del equipo.

Pues bien, resulta que más allá de un relevo generacional que seguramente no tardará en darse, la acción fue obra y gracia del mismo portero.

Resulta que el "Guti" andaba de capa caída en los últimos días porque esperaba ser convocado a la Selección de Juan Carlos Osorio, y su sorpresa fue mayúscula cuando el colombiano sólo llamó a Hirving Lozano y a Rodolfo Pizarro.

Así que dicen que el "Conejo" se acercó a su compañero para decirle que fuera paciente porque condiciones le sobraban y como no quiso quedarse en el discurso, pues decidió cederle la cinta para el duelo ante Cruz Azul, por más que sea el equipo que más ama Pérez, quien dio una muestra de cómo debe de comportarse un verdadero líder.

Mail: san.cadilla@reforma.com