jueves, 14 de abril de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 14 Abril 2016

¿Para qué lo ficharon?

Pues creo que ya dejó de ser un secreto que uno de los refuerzos de Pumas para este torneo prácticamente no ha cuajado ni entrado en el gusto del entrenador, al grado de que está bien cepillado del primer equipo y... ¡del segundo!

Sucede que cuando prometía ser uno de los más fuertes contendientes para ganarse un lugar en el equipo titular, sobre todo porque ya estaba adaptado al futbol mexicano después de seis meses en Jaguares, Mathías Vidangossy ya pasó de ser un relevo de algunos minutos a estar prácticamente borrado.

El jugador apenas ha iniciado en un partido de Liga y en uno de Copa Libertadores, cuando el DT decidió usar al equipo B, pero en ninguno pudo sobresalir ni terminar los 90 minutos. Y de ahí, sólo algunos minutitos de relevo.

Pero ya la situación se volvió más que evidente ahora que Pumas fue a Ecuador, otra vez con suplentes, y el chileno ni siquiera viajó.

Además, me enteré por ahí de que la semana anterior, después de que Pumas perdió con Chivas, un grupo de los que juegan pocos minutos tuvo su entrenamiento normal y Vidangossy ni apareció, como sí lo hizo en el hotel de concentración del equipo antes del partido contra León, pero vestido de civil, ya que ni siquiera lo convocaron.

Total, me enteré de que, desde el principio, Memo Vázquez no lo quería porque no lo pidió y se las está cobrando.

Si lo quieren, que paguen

Mientras Paolo Goltz se alista para la recta final de la Liga MX, y para jugar la Final por un título más de Concachampions, las mariposas siguen revoloteando a su alrededor sobre su posible regreso a Argentina, desde donde lo tienta Boca Juniors.

Goltz, siempre sereno y ecuánime, anda con el gusanito, porque ya hasta se comunicaron con su promotor y desde Buenos Aires ha recibido todo tipo de llamadas, de amigos, periodistas y familiares, pidiéndole que dé luz verde al traspaso.

Sólo que hay un detalle. El zaguero tiene un año de contrato con el América y nadie se ha comunicado ni con Ricardo Peláez ni con Pepe Romano para iniciar una negociación, y la postura en Coapa es que, si lo quieren, deben pagar la recisión de contrato.

Para que se den una idea, en el portal transfermarkt valoran su pase en 1.8 millones de euros, pero las Águilas se van a poner rudas a la hora de negociar, pues no tienen el más mínimo interés en desprenderse de su jugador, que por mucho que haya críticas, se le tiene en buen concepto porque cumple y no da problemas ni en el vestidor ni fuera de éste.

Mail: san.cadilla@reforma.com