lunes, 2 de mayo de 2016

Columna San Cadilla Mural - 02 Mayo 2016

Apuntadísimo

El que ya se apuntó para dirigir al Atlas fue el "Profe" Cruz.

El todavía DT de los Dorados empezó a hablar del Atlas y cualquiera pensaría que estaba hablando del Real Madrid o el Barcelona.

Primero diciendo que tenía "tradición enorme", luego que contaba con una afición "numerosa y conocedora", pero se voló la barda cuando aseguró que "la demanda es pelear por un campeonato". ¿Neta? A ver, de plano se confundió, andaba como político en campaña, estaba vendiendo humo o algo tomó.

Y no solamente hablo de la historia de los Zorros, que si se caracteriza por algo es justamente por no pelear por títulos (ya no digo ganarlos), sino que con el corto presupuesto y el plantel que se cargan yo no veo por dónde puedan andar peleando por títulos. Ojalá me equivoque.

Ya luego dejó claro cómo van las negociaciones cuando aseguró que "oficialmente" nadie del Atlas lo ha buscado. Es decir, que "extraoficialmente", evidentemente ya le llamaron.

El viernes, Víctor Manuel Vucetich abrió la puerta para quedarse en Querétaro y a la baraja de opciones se agrega José Saturnino Cardozo, quien ya anunció su salida del Toluca, luego de la sacudida que le dio el Sao Paulo en Brasil y que remató el Cruz Azul ayer.

Ahí la llegada de Chepo de la Torre se dará más pronto que el próximo conflicto de Tomás Boy con alguien.

Apáticos

No es que yo quiera poner limón a la herida, mis queridos seguidores de los Leones Negros, pero en serio la actitud de muchos de los jugadores melenudos dejó mucho qué desear.

En serio que ahora entiendo la frase que se escuchaba a veces en la tribuna de "por eso están donde están". Acá entre nos, al interior del plantel están muy encabritados con la apatía que mostró el ecuatoriano Fernando Guerrero, quien dejó claro que en los momentos en los que tiene que demostrar se pierde igual que cuando la suegra te va a pedir un favor (me han contado).

Yo no sé si afectó más el calor que se sintió en el Estadio Jalisco, la semana de descanso, el planteamiento con el equipo echado muy atrás o la calidad del plantel, pero el equipo no se vio nada bien.

Y ya que andamos hablando de cosas tristes, como ya les había comentado la semana pasada, es muy complicado que Daniel Guzmán se mantenga al frente de los melenudos, a menos de que todos los planetas se alineen.

En caso de que no renueve el "Travieso", que es lo más probable, a quien se le viene una broncota es a Alberto Castellanos, pues no veo quién quiera aventarse el tiro para tratar de regresar al equipo a Primera con los bajos presupuestos que acostumbran manejar.

Promesas políticas

Los que andan felices son los Mineros, no sólo por avanzar a la Final, sino que en caso de lograr el ascenso, el Gobierno del Estado ya les dijo que no se preocupen por la remodelación del Estadio Francisco Villa.

Actualmente, al inmueble le faltan 6 mil lugares para que cumpla con el reglamento de Primera División, pero de inmediato los políticos levantaron la mano y ofrecieron su ayuda, así es que si logran el boleto que dejaron los Dorados, no hay dudas para que haya equipo en Zacatecas.

Sin duda allá están haciendo bien las cosas, pero no sólo los jugadores o directivos, sino también los aficionados, porque ayer se vio algo realmente sorprendente en el Estadio Jalisco.

Con la felicidad de haber conseguido el pase a la Final, unas decenas de ruidosos seguidores de los Mineros empezaron a gritar "¡UdeG, UdeG, UdeG!". Sí, así como lo leen.

Los aficionados locales respondieron el gesto con aplausos y también felicitándolos por la victoria, pero afuera siguió el asunto cuando se toparon por la calle Fidel Velázquez y entre ambos se aplaudieron, hubo abrazos y hasta intercambio de camisetas entre ellos.

Ojalá así fueran todos.

Mail: san.cadilla@mural.com