domingo, 8 de mayo de 2016

Columna San Cadilla Mural - 08 Mayo 2016

La leyenda del Forest

El lunes, un empate 2-2 entre el Chelsea y el Tottenham desató la euforia en Leicester, cuyo equipo escribió con letras de oro su nombre en el cuadro de honor de campeones de la Liga de Inglaterra, con su primer título en 132 años de existencia.

Ese cuento de hadas, de un equipo que se abrió camino desde la Tercera División y se convirtió en monarca de la Liga Premier, hace recordar aquel modesto Nottingham Forest, que tiene la particularidad de tener más campeonatos de Europa que de su país.

El italiano Claudio Ranieri pasará a la historia como el artífice del milagro del Leicester City, un grupo de desconocidos que desafió a los gigantes y se quedó con la corona de Inglaterra.

En 1978, el Forest hizo su propia hazaña, de la mano del pintoresco Brian Clough, un hombre que se convirtió en leyenda junto con un conjunto de futbolistas que vestía de rojo.

EL BOSQUE DE LA DECEPCIÓN

El fanático del Nottingham Forest vive de glorias muy pasadas. Una profunda crisis institucional desde la década de los 80, lo tiene peleando en las divisiones inferiores de Inglaterra.

Actualmente participa en The Championship, la Liga de ascenso, en la que se ubica en la media tabla.

El club tiene 151 años de historia, pero muy pocos de sabores dulces. En 1898, el año de la inauguración del City Ground, su estadio hasta hoy, ganó su primer título oficial, el de la Copa FA, tras vencer en la Final a su rival más odiado, el Derby County. No hubo otro título por más de 60 años, sólo ascensos y descensos que terminaron con el equipo en Tercera División.

En 1957, el Forest subió a la First Division, guiado por el delantero Jimmy Barrett, quien había sido estrella del West Ham United, y el técnico Billy Walker.

Su mayor logro fue la consecución de su segunda Copa FA, en 1957, y un subcampeonato en la Liga, en 1967.

En 1972, el Forest volvió a caer a la Segunda División.

TODO UN PERSONAJE

Brian Howard Clough (21 de marzo de 1953, en Middlesbrough) fue el sexto de nueve hermanos, hijos de un empleado de una tienda de dulces. Le gustaba el cricket, pero se dedicó a jugar futbol después de su servicio militar.

Se enroló en el equipo de su ciudad, donde jugó como delantero y se convirtió en una estrella. En seis temporadas con el Middlesbrough marcó 204 goles.

Era implacable, en el área rival y con sus compañeros, sobre todo los defensas, a quienes solía encarar para reclamarles su mal trabajo, preguntándoles cuántos goles debía marcar para que pudieran ganar un partido.

Tuvo pocos amigos en el Boro, pero uno de ellos fue el portero Peter Taylor, quien años después lo acompañó en su época más brillante como técnico.

En 1961, en su primer año como delantero del Sunderland y con un par de llamados a la Selección inglesa, Clough tuvo que dejar el futbol, a los 29 años, debido a una lesión de ligamento cruzado de una rodilla.

El Sunderland le hizo un partido de homenaje y lo contrató como entrenador de equipos juveniles, hasta que el Hatlepool United, de Segunda División, le ofreció trabajo como DT. Firmó y se llevó con él a su amigo Taylor como auxiliar.

En su segunda temporada, un equipo acostumbrado a sufrir por alcanzar año con año la permanencia, terminó en el octavo lugar, lo que le valió a Clough ser contratado por el Derby County.

Los Rams consiguieron el ascenso después de que Clough hizo una limpia en el vestidor e impuso su estilo, que ponderaba el juego a ras de pasto y detestaba los pelotazos.

En 1972, el Derby County conquistó su primer título de Liga y llegó a las Semifinales de la Copa de Europa.

Clough para entonces ya era una celebridad; los diarios y los programas de radio y televisión lo buscaban para entrevistas, porque hacia honor a su fama de no tener pelos en la lengua. Sus blancos favoritos eran la Juventus, que le ganó en las Semifinales de la Copa de Europa, y el Leeds United, dirigido por Don Revie, a quienes acusaba de tramposos y de jugar sucio.

Después de problemas con la directiva, Clough y Taylor dejaron a los Rams en 1973. Tomaron al Brighton and Hove Albion, de Tercera División, donde no tuvieron éxito.

Pero un año después llegó la gran oportunidad de Clough, cuando Revie fue llamado a entrenar a la Selección inglesa y dejó vacante su lugar en el Leeds United. Su contratación sonaba a broma, sobre todo porque siempre había hablado mal del club y su técnico. Taylor no quiso acompañarlo.

En su primer entrenamiento con los Whites, el técnico le dijo a sus pupilos una de sus frases más famosas: "De mi parte, pueden tirar a la basura todas las medallas que han ganado en estos años, porque todas las ganaron robando".

Eso a nadie le cayó en gracia y su aventura en el Leeds United, uno de los grandes de Inglaterra, duró 44 días.

"Hoy es un día espantoso... para el Leeds United", dijo Clough el día en que fue despedido.

HISTORIAS CRUZADAS

En 1975, el Nottingham Forest deambulaba en la media tabla de la Segunda División.

A media temporada, la directiva decidió contratar a Clough. De nuevo con Taylor como brazo derecho, tomó las riendas del equipo y en su segunda temporada consiguió el ascenso.

La combinación de los Tricky Trees y el técnico fue mágica. En 1978 consiguieron el título de Liga y de la Copa. Clough tenía 43 años y dos campeonatos ligueros con dos equipos diferentes, después de tomarlos en Segunda División.

En 1979 el Forest dio el campanazo al conquistar el campeonato de la Copa de Europa, al vencer al Malmo, de Suecia, 1-0 en la Final. El cuadro rojo, acostumbrado a los fracasos y sinsabores, estaba en la cima del futbol europeo y Clough se convertía en una leyenda.

"No hicimos nuestro mejor partido, pues el Malmo es un equipo aburrido. Es más, Suecia es un país aburrido. Pero qué importa si ganamos", manifestó el técnico.

En 1980 volvió a ganar la Copa de Europa, en el Estadio Santiago Bernabéu, al derrotar al Hamburgo por 1-0.

"No digo yo que fuera el mejor entrenador del mundo. Pero siempre estuve en el número uno", declaró años después de su segundo título europeo.

En 1982, Taylor, su amigo desde el Sunderland, decidió abandonar el futbol y Clough no volvió a brillar con el Forest. Logró un par de títulos de la Copa, de la Liga y unas Semifinales de la Copa UEFA.

Finalmente, los Tricky Trees descendieron de nuevo a Segunda División, en 1993, un año después de la fundación de la Liga Premier. Clough dejó el puesto y se alejó del futbol. El Forest no ha podido volver al Máximo Circuito.

EL DESCENSO

En 1990 Peter Taylor falleció repentinamente, a los 62 años. Él y Clough tenían años sin dirigirse la palabra, pues en 1983 se distanciaron,entre otras cosas, porque Taylor escribió el libro "With Clough by Taylor", sobre sus experiencias con el técnico, sin su consentimiento.

Eventualmente hablaban uno del otro en televisión y nunca en buenos términos. Sin embargo, Clough asistió al funeral de su amigo.

Tras la muerte de Taylor, Brian, quien comentaba partidos para la televisión y escribía una columna en una revista, agravó sus problemas de alcoholismo, con los que batalló hasta el final de sus días.

En 2003, el descubridor de figuras como Teddy Sheringham y Roy Keane, fue sometido a un trasplante de hígado y el 20 de septiembre de 2004 falleció.

Su funeral se celebró en el estadio del Derby County, frente a 14 mil personas, y el Forest nombró una de las tribunas de su estadio en su honor. El Nottingham, el Derby y el Middlesbrough tienen estatuas suyas.

Mail: san.cadilla@mural.com