viernes, 20 de mayo de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 20 Mayo 2016

Butacas vacías

Los grandes huecos que se vieron ayer en el Estadio León dejaron ver un pequeño gran problema que aun en la Liguilla vive la Liga MX cuando tenemos que hablar de clubes que no jueguen en Monterrey y tampoco cargan el mote de "grandes".

Por buena que ha sido la chamba de Grupo Pachuca con sus clubes, lo de ayer en León, y lo que vimos también el domingo en el Estadio Hidalgo, se sumó a la deficiente entrada en Morelia de la semana pasada y la tristísima respuesta de la afición de Torreón, para evidenciar que la gente no responde igual a un partido por el campeonato que no implica a Tigres, Rayados, América, Chivas, Cruz Azul y Pumas, que suelen desbordar pasión y revendedores cada vez que clasifican.

Mucha gente se quejó de que les subieron los boletos, otros tantos de que los horarios de los partidos entre semana no le ayudan al aficionado "Godínez" a salir de la chamba y arribar a tiempo al estadio, unos más de que no hay promociones para los abonados que fueron fieles todo el torneo, y algunos tuvieron quejas muy específicas, como la gente de León, que se siente "segundona" en los aprecios de Grupo Pachuca y decidió no ir a la ida de Semis.

Lo que no ocurrió en el Estadio Azteca, en el Estadio Chivas y en ninguno de los inmuebles regios sí afecta los otros escenarios de la Liguilla del Clausura 2016. ¿Es una coincidencia o hay aquí un problema de verdad?

Las butacas vacías ahí están, e invitan a la interpretación.

Sale de las sombras

En medio de tooodas las estrellas de corte mundial que se pasearon por las calles de Polanco la semana pasada, obviamente algunos de corte más o menos localoide pasaron casi desapercibidos, sin embargo, no para mis ojos.

Por más que se manejaron con discreción, no dejaron de llamar mi atención los señores Mario Carrillo, entrenador caído en desgracia tras su funesto paso por los Pumas, y Enrique Nieto, promotor de jugadores a quien muchos ya catalogan también de representante de técnicos.

Dicen que el "Capello" se arregló tanto que parecía que iba a buscar su primera chamba, bien peinadito (el pelo que le queda), sin tenis ni nada informal, y que, en cuanto empezó la plática con Nieto, se puso serio a responder cuanta pregunta le hacían.

La reunión exprés no duró más de 15 minutos y cada quien jaló para su lado, dejándonos al resto del mundo con la duda: ¿Habrá sido este el inicio del retorno de Mario Carrillo a los banquillos?

En unas semanas podríamos saber si así es, porque al Draft llegarán varios equipos sin mucho rumbo, aunque si pensamos en los lógicos como el Puebla, pues por ahí ya pasó Carrillo, así que si se hace algo, los entendidos creen que sería en un club del Ascenso, a meeenos que Nieto le eche la manita.

Mail: san.cadilla@reforma.com