viernes, 24 de junio de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 24 Junio 2016

Aaay, Arango...

Vaya relajo que se armó con el caso del colombiano Johan Arango y su frustrada contratación con los Pumas.

La triste estampa de Arango posando con la playera de los auriazules puede ser la imagen que marque el fin, al menos por ahora, de la bella relación que se creó entre los felinos capitalinos y los Tigres en tiempos de Antonio Sancho.

Arango pertenece a los regios, que lo iban a prestar medio año a Pumas, así como pasó con Luis Quiñones, porque ya ven que hasta del mismo representante son. Quesque iba a jugar seis meses en CU y, si mostraba algo como lo hizo Quiñones, ya se lo llevaban de vuelta.

Pero esta vez ni chance le dieron a Johan, a quien se le borró la sonrisa del día que aterrizó en México cuando llegó al tema de fijar sus quincenas, porque, como ya sabemos, "el flujo" de lana no es abundante hoy día en CU, y a Arango como que no le agradó mucho saber lo que le iban a depositar y mejor mandó a volar a Pumas.

El problema para Arango es que la opción que agarró luce peooor que un sueldo bajo en El Pedregal, pues el colombiano picó el anzuelo y se fue a meter a la Selva de los Jaguares, ese equipo que a veces paga la quincena y a la mejor las tres siguientes no, así que de poco le va a servir que le hayan ofrecido otros 5 pesos, cuando en Pumas el 1.50 le iba a llegar puntual.

Qué gacho que nadie le avisó que se fue de Guatemala a "Guatepeor".

A ver ahora qué tal la sufre.

Se la aplican otra vez

En el América están que se los carga el payaso porque la Liga MX no peló su petición de armar el calendario del Apertura 2016 evitando que pasara lo del año pasado.

La dirigencia azulcrema pidió que el torneo acabara antes del viaje de las Águilas al Mundial de Clubes, pero entre Copa MX, Fechas FIFA y demás, no hubo forma de evitar ponerle en la torre al Ame si llega a la Final.

Y es que si esto sucede, los azulcremas tendrán que irse a Japón a jugar la Copa del Mundo y regresar a disputar la Final, el 22 la ida y el mero 25 de diciembre la vuelta, en pleno festejo navideño.

Ya se imaginará como les cayó la noticia a los jugadores, que en lugar de pensar que pueden irse tranquilos a Asia para disputar el Mundial, pues ahora van a tener que regresar con el "jet lag" encima y buscar el título local, una de sus obligaciones por aquello de que festejan el Centenario.

Los extranjeros particularmente están que trinan porque se saben condenados a la experiencia del 2015, cuando no tuvieron chance de ir a ver a sus familias porque había que preparar el Clausura 2016.

Y ya ni digamos de cómo van a pasar la Noche Buena si llegan a la Final, metidos en un hotel y acostándose temprano porque juegan el 25.

Este parece ser el ineludible precio de ir a jugar contra el Real Madrid.

Mail: san.cadilla@reforma.com