viernes, 1 de julio de 2016

Columna San Cadilla Norte - 01 Julio 2016

Anuncios
La Pandilla

Se fue un día después que Tigres y regresó un día antes, así fue la pretemporada de playa de La Pandilla.

Mientras los Tigres todavía hacían futbol en la cancha del Hotel Barceló y yo me tomaba un vinito al pie de la Torre Eiffel, Celso Ortiz y su ronda rayada colombiana aterrizaban en la Ciudad, luego de su encierro en el lujoso Pure Mareazul Rivera Maya.

Y digo encierro porque se pudo ver poco o nada de lo que ahí hicieron. Se ve que estuvieron concentrados, ahora no hubo fiestas ni amigas ni yates.

Digamos que esta vez la pretemporada playera fue en plan familiar, como lo expusieron varios jugadores en sus redes sociales.

Una familia

El que llegó con todo y familia, por ejemplo, fue Carlito Sanche, como para no sentirse solo por si sus compañeros le hacían el feo por haberse ido a la Copa América y no jugar la Final contra Pachuca, de la cual pasó un mes ya, aunque todavía parezca que fue ayer.

Sin embargo, el uruguayo se encontró también con una familia en la cancha, pues sus compañeros lo recibieron como si nada hubiera pasado. Aunque lo extrañaron mucho y quizá la tragedia del minuto 93 no hubiera pasado con él en la cancha, no hubo dramas ni reclamos, todo fueron sonrisas.

A Carlito le ayudó que muchos de sus compañeros son o han sido seleccionados y saben lo que representa eso, pues la mayoría de las veces se sacrifican vacaciones o partidos importantes por el compromiso de representar a un país, entonces entendieron perfectamente que estuvo en un gran dilema, más allá de que hubo errores de comunicación que generaron la polémica.

Tan de buenas andan con él, que el uruguayo recibió permiso de regresarse horas antes de Playa del Carmen, en el vuelo en el que venían su esposa e hijos.

Por eso, mientras el equipo venía volando con retraso desde el Caribe mexicano, él ya se había echado una cascarita en el jardín de su residencia con sus chavillos, uno con la playera de la Selección de Argentina y el otro con el suéter de Marcelo Barovero, ex portero de River.

PD. ¿Y su amor a Uruguay?

Brochazos

Y así como fortalecieron la unión de equipo en la pretemporada de playa, los Rayados también cambiarán su imagen, pero no será con la playera que circuló ayer.

A todos los que se espantaron con esa versión, les digo que sí vuelven los brochazos, como les platiqué desde hace mucho, pero no son los que ayer vieron en Twitter.

Para empezar, serán tres brochas, no cuatro como la de anoche. Además, tampoco trae cuello ni esas hombreras que se le veían como de camisola de policía. Lo que sí traerá serán vivos en color rojo, ya no será sólo azul y blanco.

En lo que sí coinciden es en que Bimbo sale para que compartan el pecho Hagámoslo Bien y el banco que le dio el nombre al estadio. No lo pongo porque no me pagaron el anuncio y necesito euros.

La verdad la que circuló anoche en Twitter no se me hizo tan fea como a la mayoría, aunque bueno, ya es costumbre que cada que un club, sobre todo regio, saca uniforme nuevo, la raza se encargue de criticarlo, pero luego todos van y lo compran.

La nueva playera saldrá oficialmente a la luz pública hasta el oootro viernes, dos días antes del partido homenaje a Humberto Suazo y ya verán que ese día muchos ya la traerán por novedosos.

A los que no les gustó mucho, pero la calidad de la tela, fue a los jugadores, porque ya la sintieron en una sesión de fotos que hicieron el sábado pasado allá en la playita.

Y eso en el uniforme de local, ¿y qué dirán si les digo que al de visitante, que era blanco, le pondrán vida?

¿Y Tigres?

En Tigres toca también cambio de uniforme de local, pero aún no está claro cuándo lo anunciarán ni se ha filtrado nada.

Lo que se sabe es que el partido contra Pachuca por el Campeón de Campeones será con el uniforme actual y estarían estrenando en la Jornada 1 del Apertura 2016.

¿Y Ponchito?

Ayer ya estaba jetón acá en mi France y como que mi Judas Zorro no sabía que andaba acá y me marcó a sus 8 de la noche que para mí eran las 3 de la mañana. Y entre lo que le entendí en mi modorra, la mía, no la modorra con la que estaba, fue que el repre de Ponchito anda nerviosón porque no ha firmado con La Pandilla (así debe estar su comisión).

Ya no chequé más porque las noches parisinas son muy agotadoras, pero sí alcancé a escribir esto por WhatsApp para que lo incluyeran en la columna.

PD: No vaya a ser...

Amarrados

Por ahí me enteré de que es prácticamente un hecho que los Jaguares de Chiapas tienen acordada su mudanza a San Luis Potosí, obviamente no para el torneo que se avecina ni para el Clausura 2017, por una cuestión reglamentaria, sino para el ciclo 2017-2018.

Resulta que unos inversionistas de la capital potosina ya tienen más que apalabrada la compra del equipo y prácticamente invertirán todo un año en prepararlo para su traslado, atendiendo temas como los refuerzos que llegarán de aquí a entonces, el de la dirección técnica y el cambio de televisora para la transmisión de sus partidos, lo que ya se dio.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios