lunes, 4 de julio de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 04 Julio 2016

Anuncios
Vestido y alborotado

Y Paul Aguilar se quedó esperando.

Antes de que terminara la temporada surgieron un par de rumores que decían que el lateral de las Águilas tenía ofertas de un club de Europa, incluso se dijo que el Porto podría estar interesado en él, tomando en cuenta la buena relación que tiene con la dirigencia del América, con la que ya hizo negocio en dos ocasiones.

Por eso no fue casualidad que se contratara a un jugador que supiera manejar la lateral derecha como Renato Ibarra.

Incluso se dijo que después de la Copa América Centenario algunas situaciones podrían encajar, pero nada que apareció la oferta por Paul, y creo que menos después de ver la desastroza actuación que tuvo en la goleada que le propinó Chile a México.

En fin, que el lateral azulcrema se quedó alborotado porque ya ven que en eso de hacerlos sentir importantes y marearlos con el tema de las ofertas, nadie le gana a los representantes, y ahora tendrá que empezar de cero para volverse a ganar su lugar en el once del equipo, en el que varios le están llenando el ojo al técnico Nacho Ambriz.

Mercado, el 'mercader'

No fue miedo a bajar el nivel o recomendación del "Tata" Martino. Gabriel Mercado se fue con el mejor postor...

En un principio era el Monterrey y el lateral de la Selección de Argentina negoció al grado de que su firma era la único que faltaba para concretar su pase al futbol mexicano, pero al mismo tiempo dio una "segunda oportunidad" a River para que le hicieran una mejor oferta, y entonces el "Millo", desesperado por retenerlo, le ofreció el mismo dinero.

Así, la palabra que el jugador le había dado a Rayados le valió tres pepinos y mandó a volar el dinero mexicano para quedarse en casa, como siempre había querido. Chamaqueada.

Fotos, pero sin la playera

La llegada de Jonathan Cristaldo a Cruz Azul ilusionó a muchos, pero puso muy nervioso a uno en especial.

Después de la desmañanada en el Aeropuerto tras un vuelo de 10 horas de Sao Paulo a la Ciudad de México, lo que menos quería el representante del "Churry" era tener que hacerla de niñera con su jugador.

Pero tuvo que ser así porque casi pega el grito cuando en un descuido tras bajar del avión, Cristaldo ya tenía puesta la playera celeste, misma que, si no me fallaron mis ojitos, se la pasó alguien del club.

Cuando el mar de flashes arrancó, el "repre" lo primero que hizo fue correr e intentar que el delantero argentino se quitara la playera, ya que por cuestiones de contrato y maldiciones eso es mal augurio para La Máquina y sus refuerzos, y le pidió en un tono un tanto alterado que se la quitara. Demasiado tarde.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios