domingo, 14 de agosto de 2016

Columna San Cadilla Mural - 14 Agosto 2016

Anuncios
Un gigante rojinegro

Alfredo "Pistache" Torres llegó al Atlas en 1951, una temporada después del único título de Liga del club en 100 años de historia; aunque estuvo a punto de jugar para las Chivas, el destino lo llevó a ser una leyenda de los Zorros.

Es pequeño de estatura, pero su legado es grande como el de pocos en los 100 años de historia del Atlas.

Alfredo Torres (31 de mayo de 1931, Guadalajara) es un símbolo rojinegro. Llegó en 1951, así que no alcanzó a ser campeón con el equipo en el que hizo toda su carrera en el futbol, la cual continúa hasta hoy, después de 65 años.

Al revisar su historia, se entiende por qué la cancha principal del Club Atlas Colomos lleva su nombre y por qué se mantiene como visor de nuevas promesas para la cantera.

Es el cuarto mayor goleador en la historia de los Zorros, con 61 anotaciones en la Liga y, después de Eduardo Valdatti, es el técnico con más partidos dirigidos y más triunfos en la historia del club.

Además, ganó tres títulos en Segunda División, los cuales regresaron al Atlas a Primera División en épocas distintas.

Pero el "Pistache" no oculta que antes de ser rojinegro de corazón era seguidor de las Chivas y que estuvo a unos minutos de convertirse en rojiblanco.

"Yo no odiaba a las Chivas, de hecho me gustaban antes de que yo jugara con el Atlas", confesó el ex delantero tapatío, mundialista en Suiza 54.

ZORROS ASTUTOS

Antes de compartir el cuadro de honor de figuras rojinegras históricas como Rafael Márquez, Guillermo "Campeón" Hernández, Jesús Delgado, Jesús del Muro, José Delgado, Fernando Padilla, Ricardo "Astroboy" Chavarín, Abel Verónico, Rafael Albretch, Bernardino García, Javier Vargas y Héctor Brambila, Torres era un chico que trabajaba en una fábrica de telas propiedad de Carlos Dávalos, quien también era directivo de las Chivas.

Pero además pasaba muchas horas jugando futbol con sus amigos en el Club Imperio, en La Experiencia, en Zapopan, que en aquel entonces era una población separada de la Ciudad.

La Experiencia fue fundada por los dueños de la compañía Industrias Textiles de Occidente, en la que trabajaban prácticamente todos los habitantes del pueblo.

Del Club Deportivo Imperio salieron otras figuras futboleras jaliscienses, como Ernesto Cisneros, Antonio "Niño" Flores, Magdaleno Mercado, Felipe "Pipis" Ruvalcaba, José "Jamaicón" Villegas, José "Chepe" Naranjo y Raúl "Pina" Arellano, todos ellos mundialistas.

Torres jugaba en las calles de La Experiencia cuando era niño y después se pulió en el Imperio. Su inspiración para ser futbolista fue Naranjo, otro jugador surgido de las filas de los de azul y blanco, y tres veces mundialista.

En un juego por el campeonato estatal en 1951, el Imperio enfrentó a las Chivas y Torres metió cinco goles, para un marcador final de 8-5 a favor de los de La Experiencia. Ese hito marcó la carrera del "Pistache", pues llamó la atención de directivos del Guadalajara y el Atlas.

Los primeros en acercarse a platicar con él fueron los del Rebaño, quienes lo citaron en su casa para firmar su contrato, que era por 900 pesos mensuales.

"Yo jugaba en el Club Imperio y un día, después del entrenamiento, ya me habían visto jugar directivos de las Chivas y me dijeron que me fuera a mi casa porque iban a llegar para firmar contrato, pero cuando llegaron no sabían que estaban los de Atlas esperándome", recordó el "Pistache".

Aunque su ilusión era jugar para el Rebaño, el equipo al que apoyaba y le ofrecía 200 pesos más que el Atlas, le hizo caso a su padre, quien ya había llegado a un acuerdo con los Rojinegros unos minutos antes.

"Firmé el contrato y después llegaron los de Chivas. Les dije que ya había firmado y fue cuando se dieron cuenta que los de Atlas se habían adelantado".

Así, Torres se convirtió en futbolista del equipo campeón de Liga y el primero de Jalisco que se coronaba en el futbol profesional nacional. En ese plantel jugaron Raúl Córdoba, Felipe Zetter, Luis Ornelas, Guillermo del Valle, Juan "Chapetes" Gómez, Guadalupe Velázquez, Aldalberto López, Juan José Novo, Javier Novello, José Mercado y Edwin Cubero.

"El Atlas jugaba muy bien, tenía un gran equipo, tocaba muy bien la pelota y le decían el equipo de la Academia también, tenía en Edwin a un gran delantero. Él metió el gol del campeonato", recordó.

Sus nuevos compañeros lo recibieron con alegría y se hizo popular en el grupo su apodo, con el que se le conoce hasta hoy, por su corta estatura.

"Cuando entré al Atlas, todos me trataron muy bien, a pesar de que estaba muy chiquito, todos me trataron a la perfección".

HISTÓRICO

El "Pistache", quien se desempeñaba como extremo derecho o delantero, sólo jugó futbol profesional con dos camisetas, la del Atlas y la de la Selección Mexicana.

Para 1960 ya estaba consolidado como una de las figuras de los Zorros y el 31 de enero de ese año rompió una de sus costumbres para convertirse en un histórico del Estadio Jalisco, que tenía su inauguración con un partido entre los Zorros y el club argentino San Lorenzo de Almagro.

Torres solía salir al final de la fila, pero no ese día.

"Hoy yo salgo primero", les dijo a sus desconcertados compañeros. Así, se convirtió en el primer jugador en la historia en saltar a esa cancha.

"Lo hice de broma. No les di ni chance. Ese día no sé qué me pasó, pero me tocó la suerte de ser el primero en pisar el pasto".

Sus 19 años de carrera con los Zorros también tuvieron episodios tristes, como el primer descenso del equipo, en 1954.

"Ese descenso fue algo duro. Yo estaba en lo mejor de mi carrera, era preseleccionado nacional... y descender. Sentías todo, le echaba todo, pero es de esas veces en que el equipo se va, se va y se va... ya no hubo remedio".

Desde su época como jugador mostró sus dotes de técnico y a partir de 1965 tomaba las riendas del equipo como interino cada vez que algún estratega era cesado.

En 1970 puso fin a su carrera como futbolista y dejó un legado imborrable, sobre todo en el Clásico contra las Chivas, del que hasta ahora es el máximo goleador del Atlas, con 12 anotaciones.

"Tengo muchos recuerdos, pero de los más grandes son de cuando jugaba contra las Chivas, pues siempre anotaba gol y más al 'Tubo' (Jaime) Gómez, en partidos de Liga, Copa y amistosos, en todos le metía goles a las Chivas".

Se hizo técnico y regresó al club de sus amores a Primera División en dos ocasiones, en las temporadas 1971-72 y 1978-79.

En la 72-73, llevó a los Niños Catedráticos a las Semifinales del torneo de Liga, pero perdió frente al Cruz Azul de Raúl Cárdenas.

También logró dos títulos de la Copa México, en 1962 y 1968, además de Campeón de Campeones de 1962.

ESPERANZA

El 9 de julio, en el marco de los festejos del centenario del Atlas, el "Pistache" recibió un homenaje en la cancha del Estadio Jalisco, junto con otras figuras rojinegras, como Raúl Córdoba, el único sobreviviente del título de 1951, Magdaleno Mercado, Jesús Delgado, Berna García y Erubey Cabuto.

Las ilusiones de La Fiel de tener de nuevo un equipo campeón se renuevan con cada temporada y para grandes como el "Pistache", hoy de 85 años, ese deseo se convierte también en un asunto de nostalgia y urgencia.

"Deseo que el Atlas sea campeón de nuevo de la Primera División. Eso es lo único que me falta. He tenido de todo y he vivido de todo. No me voy a morir hasta no verlo campeón, esperamos que vea yo al Atlas campeón. No pierdo la esperanza".

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios