lunes, 15 de agosto de 2016

Columna San Cadilla Mural - 15 Agosto 2016

Anuncios
Renacido

Créanme que en estos momentos los aficionados del Atlas están viendo a Luis "Macue" Robles como al mismísimo Leonardo Di Caprio.

Al primer vistazo, parece haber un abismo de diferencia entre ambos, pero el pegue que está teniendo el contención canterano que volvió a los Zorros este torneo ha enamorado a muchos.

Y no sólo a los aficionados, pues el "Profe" Cruz tenía contemplado al joven Javier Salas, quien venía de una buena temporada en los Dorados, para la contención, pero en experiencia y calidad Robles lo ha superado.

Pero además del DT, los compañeros se han sorprendido de la calidad de su ahora compañero titular, empezando por Rafa Márquez, quien le ha dejado entrever algo así como: "¿Y si dejas algo de esa calidad para el fin de semana?".

Ojalá la consistencia al máximo nivel y la ambición hubieran sido uno de los fuertes durante toda la carrera de Robles, porque pudo alcanzarle hasta para ir a Europa, aunque a estas alturas ya lo mejor es pensar que lo disfruten los rojinegros lo más que puedan.

Repasón religioso

Y hablando del Atlas, ya ven que andan de fiesta en fiesta con su centenario.

Pues en uno de esos eventos les dieron una repasada "sin querer queriendo".

Ayer, un día antes de la fecha exacta del centenario del club, la directiva tuvo una misa en la Catedral de Guadalajara, en la que el Cardenal Francisco Robles Ortega les mandó un mensaje incómodo.

Dijo que a los Zorros les urgía pedir ayuda divina con mucha fe y que desde el cielo ya no tenían que tardar más tiempo en darles la mano, porque ya se habían tardado ¡65 años!

Después de su comentario soltó una risita simpática, pues enfrente tenía ni más ni menos que a Eugenio Ruiz Orozco, presidente del
Atlas AC, y Gustavo Guzmán, del Atlas FC, quien se mostró agradecido porque los aficionados ya no lo tratan taaan mal.

Ah, tan chistosito el sacerdote, han de haber pensado los dirigentes, aunque mentiras no dijo, así que a prender sus veladoras y a especificar el tiempo para que no haya tantos retrasos.

No se ayuda

Luego del tremendo papelón que se aventaron los seleccionados Sub 23 en Río 2016 lo menos que cualquiera esperaría es que todos dieran la cara y reconocieran sus errores, pero hay futbolistas que nomás no se ayudan.

Tampoco es novedad, pero de verdad que Carlos Salcedo podría escribir un libro de cómo a echar a perder tu carrera en 10 pasos... bueno hasta en menos de cinco.

Al "Titanic Fantasma", quien se puso ayer más bloqueador solar que bebé recién nacido, regresó junto con el resto de los jugadores de las Chivas a Guadalajara tras ir de paseo a Brasil, pero le entró la dignidad y no quiso dar la cara para explicar algo del fracaso en los Juegos Olímpicos.

Claro que no era de esperar que hubiera un análisis a fondo de alguno y menos de él, pero parte de los problemas que existen es esa sobre protección y la costumbre de no asumir consecuencias.

Con la excusa de que ya lo estaban esperando, el defensa apresuró su marcha para retirarse del aeropuerto, aunque después, el jugador se quedó esperando fuera del estacionamiento a que lo recogieran, porque la verdad es que nadie había llegado por él y al tiempo que alguien le preguntó cuándo reportaría con su equipo se limitó a decir que no sabía, sin voltear siquiera.

Lo raro es que, por ejemplo, Michael Pérez, quien sí dio la cara, dijo claramente cuándo se presentaría con el equipo.

Lo bueno es que si por algo su carrera se estanca, ya vimos que puede buscar una oportunidad como escritor, porque ya para todo agarra su block de notas de su celular y publica cartas a diestra y siniestra, como la última, en la que contaba su tristeza por la eliminación en Río 2016.

¿Será que dejará de ser el "Titanic" y será el "Neruda" Salcedo?

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios