lunes, 8 de agosto de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 08 Agosto 2016

Anuncios
Preparan la guillotina

Ya empezamos con las malas noticias. Apenas van cuatro jornadas del torneo de Liga MX y ya tenemos candidatos para ser relevados del timón.

El primero de ellos es Luis Fernando Tena, el todavía técnico del León, quien nomás no da una en este arranque de torneo. Ya se echó encima a la afición de El Bajío y algunos zopilotes ya comenzaron a volar encima del equipo. Por eso, el presidente de los Panzas Verdes ya analiza plan B y C.

Resulta que además el problema no sólo es futbolístico, parece que algo estuvo mal calibrado en la pretemporada, que los jugadores están cayendo uno a uno con serias lesiones musculares, lo que ya es una amenaza contra los activos del club.

No faltó alguien que ya comenzó a meterle ideas al presi del León sobre este tema, y ya saben, entre chisme y chisme, pues aprovechan para enseñarle la cartera de técnicos disponibles, como suele suceder en estos casos.

Pues sí, Tena es uno de los principales candidatos a dejar el puesto, y no me crea mucho, pero Tomás Boy tendría que poner sus barbas a remojar porque Robin Álvarez, quien es el que ahora toma las decisiones en el Cruz Azul, también anda bien encanijado porque el proyecto del "Jefe" nomás no anda.

Diego está desatado

Ya ven cómo me encanta esto de los asuntos del corazón, pues ahí vamos nuevamente.

El joven Diego Reyes nomás no termina de entender que antes de andar buscando muchachonas voluptuosas para saciar sus ansias juveniles, primero debería de echarle ganas con el tema futbolístico para que no le vuelva a pasar como en años anteriores, donde nomás no dio una en el Porto de Portugal.

Resulta que el chamaco andaba muy entusiasmado con cierta modelo en España, pero ahora que tuvo que regresar a cuadro lusitano, pues también está tirándole a todo lo que se mueve por allá.

Tal parece que ahora que sus padres le soltaron la cadena, anda enloquecido. Aunque lograron quitarle la idea de casarse de manera prematura con la actriz Paola Torres, el defensa central perdió la cabeza después y se metió con cuanta muchacha encontró en su camino.

Lejos estuvo de seguir el consejo de Raúl Jiménez, quien le dijo que habría tiempo para tener chicas, que este era el momento de concentrarse. Ahí está la diferencia: uno se fue vendido en la transferencia más altas en la historia para un jugador mexicano y el otro regresó a su club a picar piedra.

Y por ahí, si insiste en darle rienda suelta a la "juventud", no duden que en breve estará de regreso en tierras mexicanas.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios