miércoles, 17 de agosto de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 17 Agosto 2016

Anuncios
Vuelve Pizzi a México

Juan Antonio Pizzi podrá haber sido el artífice de la mayor humillación en la historia moderna del Tricolor, pero al menos en la Ciudad de México nadie se lo echó en cara.

Resulta que el pasado viernes, mientras medio mundo esperaba a los jugadores de otro Tri que fracasó, la Sub 23 dizque reforzada de los Juegos Olímpicos, el técnico de la Selección de Chile arribó al aeropuerto capitalino y pasó como cualquier hijo de vecino, sin siquiera posar para las "selfies" o repartir autógrafos.

Pero para quienes crean que Pizzi vino a burlarse de los mexicanos en su propio país, no se equivoquen, pues pasa todo lo contrario, ya que el DT no se duerme en sus laureles y, después de ganar la Copa América, ya retomó el trabajo de visorías y se dio la vuelta por el País sólo para estar al pendiente del volante Diego Valdés, de Monarcas Morelia.

El ex jugador del Audax Italiano ha sido una de las grandes revelaciones de este torneo por su buen pie y su versatilidad, y ahora que la Liga mexicana está hasta el gorro de seleccionados chilenos, que no les extrañe ver a Pizzi frecuentemente por México.

Vaya valor.

No lo vio

No sé si por ahí Josecarlos van Rankin necesite unos anteojos que le ayuden a mejorar su visión, porque lo que me contaron...

Resulta que el lateral felino fue uno de los primeros que se pelaron tras el entrenamiento en Cancha 2 este lunes, atrasito de José Antonio García, quien iba no más de 10 metros adelante.

La cosa es que tras la salida de los futbolistas, un miembro del cuerpo técnico le gritó a Van Rankin que se regresara, pues el presidente Rodrigo Ares de Parga quería hacer un anuncio al grupo.

A su vez, la persona del staff le dijo al lateral que le avisara a Toño, que no tendría mucho de haber entrado al camino que conecta Cancha 2 con el Estadio Olímpico.

Sin embargo, Josecarlos le dijo al integrante del cuerpo técnico que no había visto a García, por lo que obtuvo como respuesta un: "pero si iba adelante de ti".

Ninguno de los dos hizo el esfuerzo por alcanzar al joven defensa, por lo que se regresaron al campo de entrenamiento para la reunión con el "preciso".

Yo sólo espero que si Van Rankin no ve bien, al menos que sí hable y le haya pasado el mensaje a su compañero. Lo bueno es que no pasaron lista, si no, Toño se habría metido en un lío por la "visión" privilegiada de su coequipero.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios