miércoles, 31 de agosto de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 31 Agosto 2016

Anuncios
De Pumas al Pasto

Como recordarán, durante la pretemporada cayó por acá el colombiano Johan Arango, propiedad de Tigres, y todo indicaba primero que iba a jugar con los Pumas, y hasta se dio su vuelta por allá por La Cantera, habló con directivos, subió fotos a Instagram, se hospedó en el hotel donde se quedan los nuevos jugadores auriazules y hasta se fue a hacer exámenes médicos...

Pero a la mera hora todo se vino abajo, y un par de días después ya andaba en Cancún con los Jaguares de Chiapas uniformado y todo, porque mejor ya iba a jugar ahí, sin querer dar explicaciones de por qué no firmó con Pumas.

¿Qué creen que pasó después? Que de pronto, el jugador tomó sus maletas y también dejó a Jaguares.

Resulta que el delantero que venía del Independiente de Medellín tuvo que decirle a Tigres que lo colocara en su país, porque en México simplemente no le convenía el tema salarial, y sobre todo las "comisiones" que por ahí querían que pusiera en la mesa para quedarse en la Liga MX. Y no quedó más remedio que buscarle acomodo en Colombia y tuvo que incorporarse con el modesto Deportivo Pasto, donde me dicen ya hasta es titular y mete goles.

Por ahí me enteré de que Tigres hasta perdió dinero en el asunto, porque su idea era prestarlo a un equipo mexicano que diera jugosa ganancia y no tener que mandarlo a donde fuera, en este caso a uno con poco poder adquisitivo, y todo porque Arango no colaboró mucho.

Afortunadamente para Tigres, con que este compadre la medio arme en el Deportivo Pasto le servirá para intentar meterlo en México para enero, porque, por lo pronto, entre él y el lesionado Francisco Meza, los felinos regios están tirando un buen de lana a la basura.

De portero, político y loco...

Dicen que es feo comparar, pero hay quienes se ponen de pechito.

Ayer, durante la conferencia que ofreció el América, a Moisés Muñoz, portero de las Águilas, se le ocurrió tomar el eslogan que está utilizando el Presidente de la República "Las cosas buenas casi no se cuentan, pero cuentan mucho", para hacer un símil entre lo que pasa con los logros del América y los del Enrique Peña Nieto.

Sólo que nadie le comentó al buen "Moy" que el Presidente vive una severa crisis de aceptación, que su figura no goza de reconocimiento ni de buenas calificaciones entre los ciudadanos, y no lo digo yo, ahí están las encuestas.

Quizás fue un error involuntario, o de plano que Moisés considera que sí hay crisis en América, y trató de maquillarla diciendo que los ciudadanos, digo los seguidores, no ven las cosas buenas que ha hecho el Club en el año de su Centenario, como si ganar la Concachampions fuera lo máximo para cualquier equipo, ¡ajá!

Con razón dicen que de portero, político y loco, todos tenemos un poco.

¿O no era así?

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios