lunes, 22 de agosto de 2016

Efectividad descontrolada

Anuncios
Por: Mario Castillejos (22-agosto-2016)

En el futbol, no todo se explica, no todo tiene respuesta, no todo tiene sentido, no todo es justo y no todo es lógico.

Y mientras que hay equipos como Tigres pareciendo tener todo controlado, amaneces como los Rayados, pareciendo tener todo perfectamente descontrolado.

A lo largo de la semana, hablábamos de la defensa de Tigres, pero al final del juego todos salimos resaltando su poder ofensivo. A veces, no sabemos el significado de los momentos hasta que se hacen recuerdos.

Si disociamos a los que defienden con quienes atacan en cualquier equipo de futbol, normalmente pasamos por alto que el funcionamiento sólo puede ser plenamente efectivo cuando los delanteros defienden y los defensas atacan.

En ese sentido, la jugada cumbre del partido la elaboraron Juninho y Sosa, no obstante que ambos entraron en sintonía a más de 40 metros de distancia.

Luego, el "Tuca" juntó por el centro a Gignac con el mismo Sosa y no tardaron ni tres minutos para idear una pared que de primer trazo tuvo 15 metros. Los grandes jugadores poseen las respuestas mucho antes que el juego les presente las preguntas.

Tigres, simple y sencillamente, marcó siete goles durante la semana: tres con los alternos en Costa Rica y otros cuatro frente el campeón Pachuca.

La pregunta es ¿por qué? Y a veces nos desgastamos tratando de comprender al futbol cuando a veces sólo es cuestión de aceptarlo. Tigres, les parezca o no, juega como muy pocos equipos lo hacen en esta Liga, pero de ahí a no tener permiso de perder o jugar mal, hay un abismo cegado por el veneno de la pasión.

"¿Cuánto tiempo es para siempre?", preguntó Alicia al conejo. "A veces sólo unos segundos", le contestó el conejo blanco.

Del otro lado de la Ciudad, una tormenta de lluvia ácida acompañada de ocho goles en contra y sobre sus dos porteros estelares sorprendió al Monterrey.

¿Dos acontecimientos de semejante magnitud se pueden considerar eventualidades? Mohamed lo afrontó de la siguiente manera: "no me preocupa, es futbol. Hay otras cosas más importantes para preocuparse".

Cuantifiquemos el partido en CU. Tiros totales: Pumas 14, Monterrey 19. A portería: Pumas 9, Monterrey 9. Remates desde adentro del área: Pumas 10, Monterrey 12. Pases acertados: Pumas 235, Monterrey 373. Marcador final: Pumas 5, Monterrey 3. La palabra efectividad se explica por sí sola.

¿Los Rayados tienen todo perfectamente descontrolado?

PD. La historia nunca marcha de forma lineal... siempre aparecen circunstancias que causan puntos de inflexión.

Aunque el aficionado que tiene un equipo de futbol sólo elige con quién se quiere complicar la vida. ¿No cree usted?

Lo escrito, escrito está.
Anuncios