viernes, 9 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Norte - 09 Septiembre 2016

Anuncios
Luis-Mi

Por mucho tiempo, años díría yo, el entorno a Luis Miguel Salvador estuvo copado de polémica, de reproches de su afición, de mentir -como él finalmente lo aceptó- en muchas ocasiones cuando se le preguntaba por ciertos jugadores; también por amar a sus Rayados y tener una especie de repelente cuando se trataba de los Tigres.

Por muchos años, la mayor parte de su carrera, Luis Miguel vivió en medio de un ambiente no tan ameno como le hubiera gustado. En el Club no todos lo amaban, en la cancha no todos lo querían y en la tribuna no todos lo apoyaban e incluso hasta pedían a gritos su salida.

Por muchos años, como se los conté arriba, Luis Miguel se caracterizó por desviar informaciones, lo que en el bajo mundo se llama "decir mentiras", pero ayer aclaró que todo era "en pro de la institución".

Les cuento que el Luis Miguel de ayer no mintió. No. Sus lágrimas fueron de verdad, su expresión fue sincera, su cara era real. Su "hasta hace pocos días me avisaron" fue real y su "estoy en shock" fue verdadero.

El de ayer por la tarde fue un Luis Miguel real, sin poses, sin esas tantas mentiras y gritando al mundo: "No me voy, me echan... ¡me corren!".

Síganle...

El Judas

Pocos lo vimos. Antes de que entrara Luis-Mi a la conferencia, venía de llorar.

Cuando el aún presidente Rayado entró a la sala, antes de que informaran su salida, volteé a verle a los ojos, le hice un zoom con los míos y los de él estaban húmedos, llorosos, venía de un momento en el que había lagrimeado segundos antes.

Se sentó en la mesa frente al micrófono y hubo un momento, antes de comenzar la conferencia, en el que suspiró, como cuando lloras y te calmas.

Después volvió a llorar cuando hablaba de su familia. Era sincero.

Y llegó el momento de hablarle a mi Judas FEMSA: "¡Sabía que me hablarías! ¿Qué quieres saber?", así me recibió el "Cervecero".

¿Por qué lo echaron?, la verdad, le pregunté.

"Ya no era sano que siguiera", así comenzó a contarme, "son varios factores. No es sólo uno. Ya no tomaba decisiones. Le impusieron a Duilio, con quien no tenía una graaan relación, por cierto; él no trajo a Mohamed, con quien tampoco era uña y mugre. Esos sólo son puntos que se fueron acumulando.

Y no paró de tratar de explicarme...

"Escucha bien esto que te voy a decir: el pasado sí pesó en la decisión, pero creo que lo hizo más el futuro, el futuro que queremos para el equipo".

Señores, eso que me confesó mi Judas nos debe abrir mucho el panorama del porqué lo echan: "El pasado sí pesó en la decisión, pero creo que lo hizo más el futuro, el futuro que queremos para el equipo".

Más claro ni el agua. Ya no confiaban en él como presidente, han sido ya muchos torneos sin título y quieren otro perfil de presidente. Así de crudo y sencillo: "Tú ya no das el ancho, Pongan a otro".

Síganle...

El que sigue

La charla parecía comenzar a ponerse buena. Yo no podía salir hoy a darles opiniones como la mayoría, sino una versión de un enterado.

"Se concluyó que esto se tenía que limpiar. El señor González Ornelas debe preparar el terreno, porque, y aquí te va algo de información de la que te gusta: el que sigue es él".

Los ojos que le puse, aunque no me veía porque yo estaba del otro lado del celular, fueron como el del monito con tamaños ojos pelones, ése del WhatsApp.

"Pero no así. El status de él (González Ornelas) no es para que sea una despedida como la de en la tarde. A él ya le queda no mucho tiempo en el equipo. Sigue él y tiene que dejar limpio esto, con un nuevo proyecto y con nuevos directivos, ¿me explico?", me dijo.

Perooo, a ver, no quiero que mis lectores lo malentiendan...

"A ver (y me dijo por mi nombre), ¿tú crees que cuando le dieron la salida a Jorge Urdiales fue por los motivos que dijeron, de jubilación y eso?, naaa, pues claro que nooo. Jorge no quería irse, fue una decisión de acá, lo salieron, lo obligaron, a Jorge también lo echaron.

"A Luis igual. Lo salieron, lo obligaron, lo echaron. Ya sólo queda González Ornelas. La encomienda de arriba es dejar un nuevo aparato directivo, un cambio generacional, y cuando lo deje, ahí puede que comience a verse lo de su salida, pero no por los mismos motivos de ellos. Lo de él sí será jubilación de verdad, no como lo que se inventó aquí de Jorge. Jorge quería seguir y se moría por sus Rayados".

No quiso

Casi al terminar la charla, le pedí que me desglosara una declaración de González Ornelas que me saltó sobremanera, respecto a lo que ya no querían de Luis-Mi y ahora quieren del que venga.

"(Queremos que) se renueve la manera de ver las cosas, los métodos, los procedimientos, los protocolos y cómo se manejen los recursos de la institución", dijo González Ornelas en la conferencia.

¿A qué se refiere con cada una de las palabras que dijo, eso de procedimientos, protocolos y recursos de la institución?

"Ya te dije que hay cosas que no se hablan".

PD: Sin palabras.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios