martes, 6 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 06 Septiembre 2016

Anuncios
Potros en remate

Pues resulta que la situación en el Atlante ya está bastante compleja, a tal grado que vuelve a ponerse un signo de interrogación sobre el futuro de este equipo, uno de los de más tradición en el futbol mexicano.

Ya se habrán enterado que en semanas consecutivas los jugadores mostraron su descontento ante los atrasos en el pago de sus salarios y decidieron entrenar con las playeras al revés en señal de protesta. Con todo y eso el equipo ganó su más reciente partido al Tapachula.

Pero el problema principal y del que seguramente se deriva la tardanza en los pagos radica en que el club ya no es tan costeable para su propietario, el empresario Alejandro Burillo.

Me comentan que ante la desesperación porque la gente no va al estadio y porque el equipo ya tardó en volver a la Primera División, pues El "Güero" está más que dispuesto a vender... hmmm... ¿qué digo vender? a rematar al Atlante para tratar de rescatar algo de lo perdido, a tal grado que hasta aceptaría que sólo le den 8 millones de dólares y ya con eso dar por terminada su estancia de años y años en el futbol.

El pequeño gran problema es que al menos hasta anoche, no ha salido el torp... el valiente que diga "¡¡¡yooo!!!" para entrarle a la compra de los Potros de Hierro.

También hay una última esperanza y es que el próximo gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, es muy aficionado al futbol y aunque le vaya al América bien puede echarle una manita al equipo si considera atractivo que se mantenga en Cancún como un atractivo extra para el turismo. Aunque al ver las entradas que tiene en sus partidos, tal idea parece muy difícil de defender cuando tenga que enfrentarse al Congreso, en fin.

El tema es que Atlante sufre y ya está en barata para que alguien lo salve. En una de esas viene de retache a la Ciudad de México o hasta a Neza donde ya jugó alguna vez, porque ya Burillo grita como en subasta: "¿Quién lo quiere? ¿Quién lo quiere?".

Sigue guardadito

Quien parece que no ve la luz al final del túnel es Christian Bermúdez, y es que el menudito futbolista del Puebla sigue "entambado" por el pleitazo de manutención alimentaria para sus vástagos que trae con su ex esposa.

El "Hobbit" está en el Reclusorio Norte desde el 24 de agosto y parece que pasará ahí un buen rato más, pues cuentan que hay "mano negra" en el proceso legal que está atravesando y que quien está a cargo de impartir justicia tiene intereses "extraños" en el caso, por lo que la defensa legal del futbolista se las está viendo color de hormiga para conseguir que Bermúdez enfrente un juicio en libertad.

Mientras tanto, en el Puebla extrañan y mucho al mediocampista, pues a pesar de que consiguieron un triunfo en el único encuentro que se ha perdido Bermúdez desde su detención, saben que su ausencia podría pesar muy pronto.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios